¿De verdad eres tú?

  • No todos los famosos que en los 90 fueron ídolos de adolescentes han sabido envejecer de forma digna.

Dice el refranero popular, que quien tuvo, retuvo y guardó para la vejez. Y sobre esta base, han sido muchas las celebrities que han ocupado titulares por lo bien que sobrellevan el paso del tiempo. Elle McPherson y Jennifer Aniston servirían de ejemplo entre ellas y Rob Lowe y Brad Pitt, entre ellos.

Pero no todos los que fueron ídolos de adolescentes en los 90 pueden presumir de haber hecho un pacto con el diablo para seguir manteniéndose igual de bien dos décadas más tarde.

La última que ha sorprendido por su radical cambio de aspecto ha sido Linda Evangelista, que ha sido vista esta semana en Japón con una figura que ha dejado boquiabierto a sus seguidores. Hay que fijarse mucho para darse cuenta de que detrás de esas gafas de sol y ese cuerpo redondo está la top que se rifaban las firmas más exclusivas y que aseguraba tajante que no se levantaba de la cama por menos de 10.000 dólares al día. Pero Linda no es la única ex modelo que se ha descuidado al bajarse de las pasarelas. También es llamativo el aspecto que presenta ahora Esther Cañadas. La rubia de ojos de gata, seguramente una de las modelos españolas más internacionales de los últimos tiempos, lleva años desvinculada de las pasarelas y sorprende en cada visita que realiza a España (vive en EEUU desde 2008) por su excesivo peso. Ni su representante sabe a qué se debe este cambio de imagen tan drástico aunque no descarta que sea debido a un tratamiento médico que está alterando el metabolismo de la albaceteña.

En el caso de la modelo de Victoria's Secret Tyra Banks parece que ha sido la maternidad la que ha distorsionado aquel cuerpo de infarto que tan bien lucía los modelos lenceros. Hay otras modelos más veteranas, como Janice Dickinson, cuya imagen no guarda ningún parecido con el exotismo de su juventud por culpa de los excesos de bisturí.

Pero no sólo ellas sorprenden por su drástico cambio de imagen. Entre los modelos masculinos, uno de los casos que más llama la atención el de Jonathan Rhys Meyer, conocido por ser durante años imagen de Versace y Hugo Boss. Los problemas de alcoholismo que ha tenido en los últimos años han hecho que la imagen de ahora en nada se parezca a la de aquel chaval de ojos verdes que llenaba las carpetas de miles de adolescentes.

George Michael es otro de los que merece mención aparte en este listado. El cantante presenta ahora un aspecto tan descuidado que hay que fijarse muy bien para ver en este hombre calvo y gordo al rockero que fue. Entre los actores llama la atención lo mal que han pasado los años para Johnny Depp o Russel Crowe, que en nada se parecen a los chicos cachas que enamoraron a varias generaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios