Una vuelta al trabajo menos dura

  • Tratamientos corporales para que la reincorporación laboral sea más llevadera

Para muchos el final de las vacaciones ha llegado y para otros tantos está por llegar. Volver a trabajar supone salir de esa burbuja de relajación para instalarse otra vez en la rutina laboral, pero puede hacerse de manera menos drástica si se prepara el cuerpo y la mente para ello.

Frente al estrés y la falta de energía ante esta vuelta, el masaje Watsu o masaje de agua es muy beneficioso (también para trastornos musculares y óseos e insomnio) pues ataca cualquier problema que implique rigidez y tensión. Combina aspectos físicos y psíquicos, proporcionando un bienestar integral, debido a que reúne el poder terapéutico de la manipulación del cuerpo con las cualidades curativas del agua. La terapia se desarrolla en una piscina con agua templada, logrando que el cuerpo ya no sea pesado, lo que favorece movimientos lentos con los que se podrá apreciar lo energizante del masaje y la calma que proporciona el agua. Mientras, se van estirando las articulaciones y músculos, obteniendo posturas que serían imposibles fuera del agua y que benefician la columna vertebral, una parte del cuerpo que debe estar a punto, ya que sufre por tantas horas de mala colocación frente a la pantalla del ordenador. Para terminar de tener el cuerpo bien en su sitio para volver a aguantar las jornadas de trabajo, lo más recomendable es un masaje estructural como el laosiano. Recurriendo a las técnicas de relajación orientales, aleja las tensiones que originan bloqueos de energía y aspectos antiestéticos. Eso sí, hace faltan diagnóstico previo antes de efectuar cualquier maniobra, ya que la masoterapia laosiana se basa en la lógica del cuerpo humano. El masaje se compone de presiones, amasamientos y estiramientos realizados con las manos, pies, codos y rodillas.

Si lo que se quiere es darle envidia a los compañeros luciendo moreno, pero ya no se está tan tostado, nada como recurrir al autobronceador; pero sin exceso, pues de lo contrario el tono será más bien anaranjado. El sistema Instant Tan cuenta con unas duchas de autobronceador que pulverizan el producto para que se reparta bien y que en pocos minutos dejan la piel con aspecto de playa, aunque siempre se puede echar mano de una crema corporal con un toque de autobronceador. Para conseguir el moreno más creíble, lo mejor es exfoliar primero, para que no queden manchas. Un recurso casero: añadirle a la loción del cuerpo varias cucharadas de azúcar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios