Flamenco

Un cantaor imprescindible

  • Vicente Soto 'Sordera' vuelve al ruedo discográfico, seis años después, con una obra dedicada a "la mujer"

Vicente Soto Sordera, durante una actuación. Vicente Soto Sordera, durante una actuación.

Vicente Soto Sordera, durante una actuación. / Jesús Amat

El pasado 24 de febrero se presentó en la Bodega González Byass, en el marco del Festival de Jerez, Coplas del desagravio de Vicente Soto Sordera. El cantaor se sumaba de esta manera a las celebraciones del 8 de marzo. Porque la agraviada a la que se refiere el título de la obra es "la mujer", como reza la dedicatoria del disco. Coplas del desagravio incluye las voces de La Macanita, Melchora Ortega y Lela Soto. Vicente Soto, hijo del mítico Manuel Sodera, hermano por tanto de Enrique Soto, El Bo y Sorderita, es uno de los grandes cantaores de hoy, con una discografía imprescindible a la que se suma ahora esta obra.

Seis años llevaba sin entregar un nuevo disco el de Jerez, que se inició como guitarrista acompañando a su padre. De ahí la expectativa causada por estas Coplas del desagravio. En la minera Sordera hace un cante justo, ejemplar, con la guitarra de Alfredo Lagos. En la soleá por bulería demuestra su ejemplar sentido del ritmo con la brillante sonanta de Manuel Parrilla. No en vano es uno de los estilos bandera de esta familia flamenca, siendo su padre uno de los históricos por este palo. Genial el Bo en las palmas y los jaleos, como siempre. Por seguiriyas nos ofrece Sordera dos entregas. La primera, solemne, poderosa, está interpretada desnuda, a capela. Sordera es uno de los grandes seguiriyeros de hoy. Los fandangos van a ritmo de soleá, pues la maestría rítmica, como he señalado, es una de las virtudes cantaoras de Sordera. Así lo demuestra también en las bulerías que abren esta obra. Le toca en este cante uno de los guitarristas fundamentales de hoy, pese a su juventud. Hablamos de Diego del Morao que, junto a la sección rítmica, conforma un acompañamiento ejemplar. Tangos del Piyayo y fandangos de Huelva completan la obra.

Como señalaba al principio, hay tres voces invitadas en este disco. Tomasa la Macanita canta una poderosa soleá con la guitara de Manuel Parrilla. La cantaora no pudo acudir a la presentación de esta obra y se le dedicó una fuerte ovación "por su pronta recuperación". Lela Soto hace cantiñas con Nono Jero. Y Melchora Ortega canta por malagueñas con Alfredo Lagos. Un disco imprescindible de uno de los grandes cantaores de hoy.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios