Xöel López. Músico e intérprete

"Si yo he elegido esta carrera es precisamente para sentirme libre"

  • El artista desembarca en el Monkey Week con 'Atlántico', el primer trabajo al margen de Deluxe.

Deluxe marcó un antes y un después dentro de la escena independiente española. Su peculiar, exquisita y poética forma de comprender la música anglosajona a partir de sus raíces gallegas lo encumbraron como uno de los compositores e intérpretes más relevantes de la pasada década.Sin embargo, tras la edición de Reconstrucción (Virgin, 2008), Xöel López abandona su pseudónimo para realizar un viaje iniciático a través de América que lo ha llevado a una reinvención de sí mismo a través del ejercicio sistemático de la libertad y la honestidad.El artista gallego llega al Monkey Week con un nuevo disco bajo el brazo en el que narra su propia vida como suceso, como suma de encuentros y desencuentros entre las orillas de América y Galicia. 

-Ha comentado en alguna ocasión que La Caravana Americana ha supuesto una especie de purga estética. ¿Qué ha dejado atrás de Deluxe y qué ha conservado?

-Uno no quiere dejar nada atrás. No me planteo qué quiero dejar atrás y lo dejo. Me doy cuenta de lo que he dejado detrás cuando ya no está. Y Han desaparecido algunos conceptos estéticos de Deluxe, como el pop-rock más clásico, para dar paso a otros registros más juguetones, ritmos más facilones, elementos de percusión, guitarras españolas… Aparecen cosas ahí que me he ido encontrando por el camino durante estos cuatro años. Lo que me pasó fue lo que me fui encontrando. No es que quisiese cambiar. Y La Caravana Americana fue un proyecto que hice en España invitando a los músicos que había conocido en América. No fue la Caravana lo que me cambió, fue el viaje.

-¿Y cómo fue aquello de llegar a una ciudad y organizar conciertos a salto de mata con músicos que casi no conocía?

-Eso es matizable. Me ha pasado llegar a un sitio y tocar con gente que no conocía; pero también es verdad que muchas veces tocaba con gente que sí conocía. Todo solía partir de un contacto que me presentaba a músicos con los que luego actuaba. Así que siempre tenía algún punto de apoyo o algún amigo que me ayudaba. No era todo tan a la intemperie. Además, yo sentía también que estaba muy abierto a que me pasasen cosas, y cuando uno se va así suele pasar que suceden. Es como eso que dicen de que ten cuidado con lo que deseas porque puede terminar haciéndose realidad… Tenía ganas de nuevas experiencias, de conocer gente y de vivir aventuras musicales. Lo que no sabía es qué o con quién me iba a encontrar, qué resultado iba a obtener o cómo me iba a influir eso en el futuro.

-'Atlántico' es el primer trabajo que firma con su nombre. ¿Su título hace referencia a la distancia entre España y América?

-El Atlántico, para una persona que ha crecido junto a él, es como un símbolo. Tú que eres de Cádiz lo sabrás. Yo nací en Coruña, en una ciudad costera, hasta que me fui a los veinte años a Madrid, y ahora he pasado tres años en Buenos Aires. Y el Atlántico es un elemento unificador. Era la mejor manera de contar que yo había estado allí y aquí a la vez. De alguna manera, cuando estaba en la orilla de allí también estaba en la orilla de aquí. El Atlántico me conectaba con mi pasado estando lejos. Entonces por eso parece que el disco tenía que llamarse así. De hecho me planteé otros títulos pero no podía, parecía que el disco tenía que llamarse así y punto, como si en realidad yo no tuviese nada que ver en esa decisión. El Atlántico es mi tierra, es un sentimiento de libertad también, es la incertidumbre de qué hay al otro lado, ese horizonte que también significa muchas cosas, ese punto de esperanza… El mar es también una fuente de riqueza, el lugar del que sale lo que comemos, es también la profundidad… Representa sentimientos profundos. Aunque supongo que cada uno le dará su connotación.

-A propósito de la libertad: ésta parece constituir en elemento esencial dentro de su manera de comprender la música. ¿Se impone alguna clase de límite cuando compone?

-Hombre, están los límites técnicos. A veces hay cosas que no te salen o que no eres capaz de hacer. Pero la sensación de libertad no la pierdo. De hecho me he dedicado a la música por y para eso. Y cuando veo que la gente se encorseta o se limita o tiene miedo a cambiar, pienso joder, si yo he elegido esta carrera es para sentirme libre. Soy muy radical con eso. Aunque también te puedes sentir libre haciendo lo mismo en cada disco, yo tengo nada contra eso. Lo importante es sentirse libre haciendo lo que te apetece en cada momento.

-¿Es por ese concepto de libertad por lo que decidió dejar atrás Deluxe?

-No sabría responderte a esa pregunta. No tengo muy claro por qué quería dejar atrás el nombre de Deluxe… Creo que fue en parte porque no me identificaba ya con ese pseudónimo, porque al fin al cabo se trataba de eso, de un pseudónimo. Y ahora siento que lo que soy yo se corresponde con mi verdadero nombre. Quizás sentí que había llegado el momento de quitarme de encima esa última piel, por decirlo así. También es una forma de decir que las canciones hablan sobre mí y sobre mis sentimientos, y que no existe ningún personaje detrás de todo eso.

-'Atlántico' incorpora ecos latinos a los anglosajones. ¿Le ha costado barajar los dos registros?

-La verdad es que ha sido difícil porque no hay muchos referentes, así que te lo tienes que inventar tú. Aunque también es verdad que cuando ya llevas varios discos a tus espaldas vas encontrando tu manera de hacer las cosas y tampoco te hace falta necesariamente tener referentes; entonces sentí que podía hacerlo y lo hice. Tampoco pensando si estaba bien o mal. Simplemente haciendo lo que yo sentía, lo que me pasaba… En realidad el disco no es sino lo que me pasó a mí. Me representa a mí y lo que sucedió en esos años: con lo que me encontré, lo que sentí, lo que viví. Así que, en realidad, era lo único que podía hacer: representar mi vida a través de la música.

-Es la primera vez que toca en el Monkey Week. ¿Qué le llama la atención de él?

-Primero que se celebra en El Puerto, que es un sitio del que guardo muy buenos recuerdos y donde he pasado algunos veranos. Cádiz es una zona de España que me gusta especialmente. Por otra parte me gusta del Monkey que sea un encuentro de músicos y público. Siempre es bueno juntarse con gente que pertenece al mundo de la música. Así que a ver, a ver qué nos encontramos. Hasta que no lo viva no te puedo contar. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios