GP de España · MotoGP

Márquez el extraterrestre

  • El catalán alcanza los cien puntos en su Gran Premio número cien ganando en Jerez, trazado que hasta ahora se le había resistido. La superioridad del español es aplastante

Comentarios 7

Bienvenidos a la nueva era, dominada por un extraterrestre llamado Marc Márquez. Se acaban los adjetivos y apelativos para el piloto ilerdense, que ya en 2013 sorprendió a propios y extraños con la consecución del título en su primer año en MotoGP. 

Y es que el de Repsol Honda se supera día a día. En su Gran Premio número 100 sumó la cuarta victoria de la temporada con un dominio aplastante sobre el resto de rivales en MotoGP. 100 Grandes Premios para alcanzar los 100 puntos en el Campeonato del Mundo cuando tan sólo se llevan cuatro carreras disputadas. Casi nada. 

Márquez está llamado a romper todos los récords del Mundial de Motociclismo. Insultantemente joven, carrera a carrera va comiéndole la moral a sus adversarios, que ya no saben qué hacer para frenarle. Desde que lo hiciera Mike Doohan en 1992, nadie había enlazado cuatro victorias consecutivas en la categoría reina. Como tampoco nadie había hecho ‘pole’ y victoria en los tres primeros Grandes Premios desde Giacomo Agostini en 1971. Ayer, el campeón del mundo se superó. Cuarta ‘pole’ y cuatro triunfo. Para los anales. Y lo mejor de todo -lo peor para los Lorenzo, Pedrosa, Rossi y compañía- es que gana carreras con una facilidad pasmosa. Fácil no es, está claro. Sólo unos cuantos privilegiados pueden dominar las bestias que tienen por motos. 

La sensación de impotencia es total. Nadie sabe cómo ganar a Márquez, cuyos límites probablemente ni él mismo conoce. Ayer convirtió una carrera que prometía emociones fuertes en un nuevo paseo. 

La carrera de MotoGP duró lo que quiso Márquez. Así de claro. Exactamente dos vueltas, el tiempo necesario para tomar definitivamente las riendas, tirar como un cosaco y comprobar que nadie podía seguir su ritmo. Ni Rossi, ni Lorenzo, ni siquiera Pedrosa, en teoría con una moto similar a las prestaciones de la del 93. Nadie pudo con él.

Y eso que las dos primeras vueltas prometían emociones fuertes. Valentino Rossi realizó una gran salida y en el primer paso por Dry-Sack adelantó a Marc, mientras que por detrás Lorenzo aguantaba a Pedrosa. Sion embargo, en la curva Lorenzo, Márquez le devolvió la jugada a Rossi. Así estuvieron un par de vueltas, hasta que el ilerdense, en el tercer giro, le hizo un interior a Rossi en Dry-Sack y comenzó a tirar. Poco a poco, el campeón del mundo en 2013 fue abriendo hueco ante la impotencia de Rossi y Lorenzo. 

Las dos Yamahas contra la Honda en un circuito sinuoso que en teoría beneficiaba a las primeras. Ni por esas. Márquez se escapó, administró su ventaja y conservó el neumático en las vueltas finales.

Con todo decidido por delante, la lucha se centró en las otras dos plazas del podio. El especial idilio de Rossi con Jerez -el italiano es el piloto que más veces ha ganado en la pista jerezana- se revivió al menos en parte con la segunda plaza que firmó ayer, regresando a un podio que no saboreaba desde el año 2010. 

Por detrás, Dani Pedrosa tuvo numerosos problemas en el tren delantero que fue resolviendo según vaciaba el depósito de gasolina. Encontró el momento de atacar a un Jorge Lorenzo que iba de más a menos hasta tener que conformarse con la cuarta posición. El mallorquín no pudo celebrar ni siquiera con un podio su 27 cumpleaños ni su Gran Premio número 200. 

Superado el primer escollo, Pedrosa se fue a por Rossi, pero lanzó su ataque algo tarde. A falta de dos vueltas parecía que iba a llegar a disputarle la segunda plaza, pero Rossi es ‘gallina vieja’ y un gran frenador. Pedrosa, empero, lo intentó en la curva Lorenzo, pero le faltó quizá una vuelta más para poder superar al italiano. De este modo, el catalán se tuvo que conformar con la tercera plaza, subiendo de nuevo al podio jerezano, al que nunca ha faltado desde su salto a MotoGP.

Por detrás también mantuvieron una espectacular pelea Andrea dovizioso, Aleix Espargaró y Álvaro Bautista por el quinto puesto, que finalmente se decantó del lado del italiano. Espargaró adelantó varias veces al de Ducati pero en la recta de meta la mayor punta de la Desmosedici mandaba de nuevo hacia atrás al español. Aleix cometió un error y pudo salvar la caída pero no así el sexto puesto, finalmente para un Bautista que de menos a más completó un gran fin de semana que le da moral para acometer la próxima cita en Le Mans. También Pol Espargaró realizó una gran carrera, entrando en la novena plaza mientras que Héctor Barberá se tuvo que conformar con la decimoquinta posición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios