La UVI móvil más veloz del mundo

  • Los doctores Mir y Charte están a pie de pista para atender caídas graves en vehículos que alcanzan los 300 kilómetros por hora

No hay nada a lo que le teman más los pilotos que a una mala caída. La bandera roja en pista es mala señal. La peor de las señales de hecho. Supone que se para la carrera, puede que por motivos meteorológicos, pero la mayoría de las veces porque un piloto está en el suelo. El fallecimiento del italiano Marco Simoncelli en el Gran Premio de Malasia de 2011 supuso un punto de inflexión en el dispositivo empleado en este tipo de casos. Los doctores Ángel Charte y Xavier Mir lideran el grupo de asistencia médica a los pilotos en caso de accidente y los acompañan durante todo el campeonato. "Para ellos es muy importante ver siempre al mismo médico, hemos creado una familia", comenta Charte, director médico del Mundial.

Estos doctores, médicos de referencia del Hospital Universitario Quirón Dexeus de Barcelona, están alerta ante cualquier incidente de gravedad que pueda ocurrir durante un Gran Premio. Disponen de dos coches, los 'Omega' (BMW M6), equipados con una unidad de cuidados intensivos: Desfibriladores, un aspirador endo traqueal, unidades de tratamiento intensivo (torácico y abdominal) y la 'joya de la corona', una pistola intraósea para poner vías directamente en la médula.

Para cada M6, que puede alcanzar una velocidad cercana a los 300 kilómetros por hora, hay un piloto profesional que acompaña a los doctores.

"Trabajamos con el piloto en la misma pista, lo entablillamos, lo entubamos, le ponemos las vías necesarias y si el paciente está colapsado usamos la pistola intraósea para poner vías. Lo dejamos completamente estable", explica el doctor Charte. Estos avances y medios suponen "una gran vía para que el piloto viva".

Charte se ocupa de los traumatismos y Mir de las fracturas, normalmente de las extremidades. El doctor Mir cuenta que "si un piloto se queda inconsciente en la pista no se le toca como antes, que se sacaba con una camilla, se le metía en una ambulancia y se le llevaba a un hospital; ahora se le ponen los sueros y la medicación adecuada para trasladarlo en helicóptero, esta es la principal novedad".

Para los doctores, el de Jerez es un circuito que "está muy bien en medidas de seguridad, bien equipado, y tiene escapatorias muy importantes".

Incluso "enseñan a caer" a los pilotos: "Deben flexionar todas las extremidades hacia el tronco, ponerse en posición fetal", cuentan, así pueden amortiguar la caída y atenuar los daños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios