GP de España · Moto3

Para los anales

  • Brad Binder sale último por una sanción pero gana la carrera protagonizando la mayor remontada de la historia del Mundial.

Histórico, machada, asombroso, ‘amazing’, ¡oh my god!, increíble. Se agotaban los calificativos para describir lo que ayer se vivió en la primera de las carreras del Gran Premio de España de motociclismo. El sudafricano Brad Binder pasa a los anales al protagonizar en el trazado jerezano la mayor remontada de la historia del mundial. El piloto del Red Bull  KTM Ajo obtuvo el segundo tiempo en los clasificatorios del sábado pero la utilización de una centralita no homologada le relegó a la última posición de la parrilla. Un fallo garrafal de su equipo que parecía echar por tierra el buen trabajo realizado durante todo el fin de semana. Sin embargo, el piloto confiaba en sus posibilidades y comentó a su personal antes de iniciar la carrera que estaba seguro de lograr la remontada. Dicho y hecho. El sudafricano fue remontando posiciones ‘dejando cadáveres’ en el camino hasta llegar al trío de cabeza formado por Navarro, Bagnaia y el ‘poleman’ Bulega cuando aún faltaban ocho vueltas. Demostrando que tenía el mejor ritmo de carrera, la compañía le duró poco y finalmente hasta le sobraron tres vueltas, sacando más de tres segundos a sus perseguidores.

Hacía 35 años que un africano no ganaba una carrera del Mundial (Ekerold, Imola 1981) y para Binder, líder del campeonato, es el primer triunfo en sus 79 grandes premios. El pupilo del Ajo Motorsport se afianza así en la primera posición aumentando su distancia doce puntos con respecto a Jorge Navarro, que se quedó con la miel de los labios fuera del podio con una cuarta posición que le supo a muy poco.

Navarro llevó el peso de buena parte de la carrera comandando un trío junto a Bulega y Bagnaia. El español, que había hecho todo el desgaste, afrontó la última vuelta en segunda posición pero fue superado por los dos italianos en Dry-Sack. Recuperó la segunda plaza antes de afrontar la curva Crivillé aprovechando la pelea entre Bagnaia y Bulega pero no atacó bien la última curva y se vio de nuevo superado por los pupilos de Rossi y Aspar, quedando relegado a la cuarta posición.

La carrera se desarrolló por parámetros insospechados con la sanción a Binder. Mientras que el sudafricano remontaba posiciones en su lucha particular, arriba los tres pilotos de cabeza mantuvieron ritmos lentos que, a pesar de todo, sirvieron para poner tierra de por medio con otro grupo más numeroso en el que formaban parte Romano Fenati, Enea Bastianini, Juanfran Guevara. Oettl y el mallorquín Joan Mir. Con las posiciones más o menos estabilizadas, Binder llegaba al segundo grupo a 17 vueltas del final. Se tomó un pequeño respiro pero cinco giros más tarde se colocaba al frente, marchándose con un ritmo machacón recortando del orden de medio segundo con la cabeza. A falta de 8 ya estaba a la altura de Bulega, a quien superó con facilidad. Un par de vueltas después ya comandaba la carrera. Navarro intentó seguirle pero tuvo un par de sustos con el tren delantero, comprobando que era imposible seguir su estela. En el último giro, el del Estrella Galicia 0,0 tampoco pudo contener a Bulega y Bagnaia, que acompañaron en el podio a Binder. Un año más, y ya van 11 consecutivos, quien consigue la ‘pole’ en Jerez no gana la carrera. Ayer sucedió con Bulega, que de cualquier forma celebró su primer podio -tiene 16 años- por todo lo alto y recibió la felicitación en persona de Valentino Rossi en el parque cerrado. El italiano se quedó sin poder celebrar el podio con cava al no cumplir con la edad mínima para tomar alcohol.

Espectacular fue también la carrera del mallorquín Joan Mir. El pupilo del jerezano Dani Vadillo subió un puesto saliendo sexto por la sanción a Binder y tras mantener una bonita lucha durante toda la carrera acabó en esa sexta plaza aunque tuvo opciones de acabar en la quinta, que fue finalmente para Romano Fenati.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios