Toyota revisará 80.497 coches en España por un fallo en los elevalunas eléctricos

  • Los modelos afectados son los Yaris, Corolla, Auris y RAV4 fabricados entre septiembre de 2006 y diciembre de 2008. El defecto puede provocar bloqueos o emitir humos en el habitáculo del vehículo.

El fabricante japonés Toyota Motor llamará a revisión a más de 7,4 millones de vehículos en todo el mundo por un fallo en sus elevalunas eléctricos. En España, la compañía comprobará el funcionamiento del mecanismo en 80.497 unidades de Yaris, Corolla, Auris y RAV4 fabricados entre septiembre de 2006 y diciembre de 2008.

El grupo nipón reconoce que el continuo uso del pulsador del elevalunas delantero, situado en el panel de mandos de la puerta del conductor, puede ocasionar bloqueos o incluso emitir humos. No obstante, Toyota informa de que no ha habido accidentes por esta causa de momento.

“En línea con nuestro compromiso de tolerancia cero y total transparencia, hemos tomado la decisión de realizar una acción preventiva con los modelos Yaris, Corolla, Auris y RAV4, para la comprobación del sistema. Esta medida preventiva se realiza para la tranquilidad y seguridad de nuestros clientes.”, ha comentado Jacques Pieraerts, presidente de Toyota España. La empresa dice que procederá a contactar con los clientes en el menor plazo posible y que la realización de la comprobación conllevará un tiempo estimado de 40 minutos, estando totalmente exenta de costes para los clientes.

Este nuevo defecto aflora después de una importante retirada de vehículos iniciada a fines de 2009 y comienzos de 2010 por un defecto que bloqueaba el pedal del acelerador. Unos 8,7 millones de vehículos fueron retirados en todo el mundo en aquella crisis, algunos de ellos por otro tipo de problemas, como el de los frenos que reaccionaban lentamente. El Congreso estadounidense llegó a iniciar entonces una investigación y el presidente del grupo debió excusarse públicamente, además de hacer frente a multas millonarias.

Desde entonces, Toyota ha intentado recuperar su reputación de seguridad, en un contexto en el que  Japón se enfrentaba a una dura crisis económica acentuada por el impacto provocado por terremoto y el tsunami que devastó el noreste del país en marzo de 2011. Con todo, el grupo consiguió recuperar el primer lugar entre los grandes de la producción automovilística, superando al estadounidense General Motors.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios