La accesibilidad del vehículo eléctrico

Tesla, que también incorpora funciones de conducción automática en sus vehículos, se une al impulso de las grandes compañías automovilísticas tradicionales en este sector -como Toyota, el grupo Volkswagen, General Motors, Renault-Nissan, Ford, Hyundai-Kia, FCA, Daimler, BMW, Honda o Mitsubishi- que cuentan con vehículos eléctricos o electrificados en su gama.

En este sentido, un aspecto importante en la implementación del coche 100% eléctrico es la autonomía. Y aquí Tesla vuelve a ser pionero. El Model S, con un mínimo de 385 kilómetros de autonomía, elimina la dependencia de la tiranía del enchufe. Los expertos creen que 300 kilómetros es la barrera psicológica para que el cliente compre un coche eléctrico. Hoy en día, el sobreprecio que supone la adquisición de un eléctrico con respecto a un vehículo convencional no es un obstáculo: en Madrid, por ejemplo, se puede comprar un Nissan Leaf por 15.000 euros, si se incluyen las ayudas públicas a la compra de un coche 100% eléctrico.

El Tesla Model 3 tendrá de serie el Autopilot, una función de conducción autónoma muy avanzada que se introdujo recientemente en el Model S y será compatible con los súper cargadores de la marca, cuya red mundial asciende ya a 3.608 unidades, cifra que esperan doblar para el momento del lanzamiento del nuevo modelo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios