MARTORELL

Así conviven los robots autónomos con los 'humanos' en la fábrica de Seat

  • En total son cerca de 125 los robots autónomos los que trabajan en la planta de Seat. Estos transportan cada año 23.800 piezas y recorren 436.000 kilómetros.  

Así conviven los robos autónomos con los trabajadores en la fábrica de Seat Así conviven los robos autónomos con los trabajadores en la fábrica de Seat

Así conviven los robos autónomos con los trabajadores en la fábrica de Seat

Comentarios 1

Los 125 vehículos guiados automáticamente (AGV, por sus siglas en inglés) que la firma automovilística española Seat tiene en planta de Martorell (Barcelona) transportan 23.800 piezas al año y recorren 436.000 kilómetros, el equivalente a la distancia entre la Tierra y la Luna.

Según informó la compañía estos robots certifican, a través de un código de barras, la pieza que deben cargar y piden paso a través de un sensor que permite abrir las puertas del almacén. Los 125 AGV de Seat que conviven con los 7.000 empleados de la fábrica transportan motores, cajas de cambio, amortiguadores o espejos, y pueden llevar hasta 1.500 kilogramos de peso.

En su trayecto, son capaces de parar ante un semáforo en rojo o frenar cuando un trabajador se cruza en su camino, gracias a su visión perimetral de 360 grados. Para coordinarse con los trabajadores, les avisan de su presencia mediante luces de escáneres láser.

Por otro lado, unas vías magnéticas, ocultas bajo el suelo, marcan las 40 rutas cíclicas de los AGV en la fábrica de Martorell. Cada una de ellas dura entre uno y siete minutos.

Durante este tiempo, los robots circulan reduciendo automáticamente la velocidad en las curvas para no perder estabilidad con la carga y son capaces de guardar la distancia de seguridad. Según señaló el fabricante español, en un futuro, estas vías dejarán de existir para dar paso a la navegación con GPS.

Por su parte, cinco empleados configuran remotamente la ruta de todos los AGV desde la sala de control, mientras que un servidor central reúne la información del 'software' que hay en el interior de cada robot.   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios