Abren por orden judicial el testamento de Pinochet, que no detalla sus bienes

  • La investigación busca el origen de la fortuna del dictador chileno y usarla para pagar indemnizaciones

Comentarios 1

Cinco años después de su muerte, el testamento del dictador chileno Augusto Pinochet fue abierto ayer por una orden judicial sin arrojar sorpresas, ya que favorece exclusivamente a su familia, lo que acaba con las especulaciones que rodeaban al documento.

Tras un fallido intento de apertura, el testamento de Pinochet fue abierto en una rápida audiencia en un juzgado de Santiago, sin la presencia de familiares del ex dictador (1973-1990). La apertura del documento no arrojó sorpresas pues contiene una distribución estándar de los bienes: la mayor beneficiada es su viuda, seguida en partes iguales por sus cinco hijos. El testamento no detalla los bienes que posee el dictador.

"Contiene disposiciones testamentarias normales. No hay ninguna información sobre bienes, sino que se utiliza la frase aquellos bienes que existieran al momento del fallecimiento", explicó el abogado del Consejo de Defensa del Estado (CDE), Carlos Mackenney.

La diligencia se realizó por petición del CDE en el marco de la investigación judicial, que busca aclarar el origen de la fortuna que Pinochet mantenía oculta en el Riggs Bank de Washington y otros bancos extranjeros, calculada en unos 26 millones de dólares.

"La diligencia ha sido exitosa. Se ha podido conocer la voluntad del causante y quiénes son los herederos", dijo Mackenney.

El organismo público pidió la apertura del testamento de Pinochet, muerto el 10 de diciembre de 2006, para asegurar el pago de tributos y eventuales indemnizaciones en juicio civiles aún abiertos en su contra, y por los cuales todos sus bienes se hallan embargados.

Hasta ahora, la familia del dictador se habían negado a abrir el testamento pues pensaban que su contenido podría ahondar conflictos entre familiares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios