Absuelto el único imputado en el atentado de Omagh

  • La justicia británica declara a Sean Hoey no culpable del asesinato de 29 personas, dos de ellas españolas, como consecuencia del mayor atentado de la historia del IRA, en 1998 en Irlanda del Norte

Sean Hoey, un norirlandés de 38 años, ha sido absuelto hoy del asesinato de 29 personas en relación con el atentado de Omagh cometido por el Ejército Republicano Irlandés (IRA) en el verano de 1998, entre cuyas víctimas hubo dos españoles, por un tribunal británico.

El Tribunal de la Corona de Belfast le declara no culpable de 56 cargos, entre ellos el asesinato de las 29 víctimas del peor atentado en la historia del IRA. Durante el proceso, la acusación había argumentado que había muestras de ADN que relacionaban al imputado con Omagh y otros atentados, pero la defensa esgrimió que la prueba no era suficiente para sustentar una condena.

Además, durante el juicio, que terminó en enero pasado, se supo que dos policías que actuaron como testigos habían mentido sobre cómo reunieron algunas de las pruebas forenses.

Junto a los 29 cargos de asesinato, Hoey también estaba acusado de cinco cargos de conspiración para cometer un asesinato, cinco cargos de conspiración para provocar una explosión, seis cargos de provocar una explosión y doce de posesión de artefactos explosivos. Los cargos en su contra se presentaron en 2005, tras revisarse las pruebas forenses y científicas del caso.

En su veredicto, el juez Weir se ha mostrado crítico con las pruebas de la Policía y ha dicho que ésta es culpable de "un engaño deliberado y calculado". Además, afirma que no está satisfecho, más allá de la duda razonable, con la afirmación de la oposición de que todos los artefactos explosivos fueron fabricados por una única persona ni con que las fibras halladas en uno de los artefactos y en la caravana en la que vivía Hoey se correspondan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios