Almería lidera la apuesta andaluza por la reutilización y ahorro de agua

  • La consejera de Medio Ambiente desgrana en unas jornadas los principales retos de la Ley Integral del Agua · Una nueva cultura hídrica que parte del consumo eficiente y limitado

La provincia más seca y, por tanto, la que mejor ha sabido exprimir sus recursos hídricos es escenario ayer y hoy de la segunda edición de las Jornadas Andaluzas del Agua. Y es que Almería ya es todo un referente en la gestión hídrica y al ser la pionera se adaptará más rápida y fácilmente que el resto de provincias a la futura Ley Integral del Agua que ayer se comenzó a desgranar en el Hotel Tryp Indalo de la capital.

Comisiones Obreras organiza un encuentro con los principales expertos y académicos en materia de gestión del ciclo del agua y la consejera de Medio Ambiente, Cinta Castillo, fue la encargada de inaugurar una cita en la que se ha vuelto a poner de manifiesto la necesidad de un gran pacto del agua para Andalucía. Castillo, en su comparecencia pública, no quiso tropezar por segunda vez consecutiva en polémicas por el trasvase del Ebro y planteó que "ese agua no es necesaria porque ya se han resuelto los problemas de la provincia y el próximo año tendrá 30 hectómetros cúbicos más de los que necesitaba". La consejera de Medio Ambiente ha aprovechado las jornadas para dejar bien claro que "la provincia tiene garantías de disposición y calidad de los recursos hídricos" y para criticar la estrategia del PP que "sólo busca la confrontación y ha convertido el agua en arma arrojadiza".

No en vano, Castillo abogó ayer por avanzar en el "gran Pacto del Agua", al que invitó a a sumarse al líder andaluz de los populares, Javier Arenas, que cuente con el mayor consenso político y social posible. A juicio de Castillo, "el agua es un recurso vital, clave y estratégico para el desarrollo de las provincias andaluzas" y ahí radica precisamente la relevancia de la Ley Integral del Agua que "tratará de plasmar las demandas del regadío, la nueva industria y el turismo, primando siempre el derecho de los ciudadanos a la disponibilidad y calidad de los recursos hídricos".

La nueva legislación tratará de implantar sistemas de depuración en todos los municipios, aplicará un 100% de tratamiento de las aguas residuales -de obligado cumplimiento por directiva de la Unión Europea- y pondrá sobre la mesa por primera vez medidas de fiscalidad ecológica que premian el ahorro y eficacia y castigan el consumo desmesurado. En este sentido, el director de la Agencia Andaluza del Agua, Jaime Palop, aseguró que "la reutilización es el primer mandamiento de la nueva política del agua y, además, partimos de la base de que no se podrá utilizar toda la que se necesite.

"Hay que ahorrar agua siempre que se pueda y, aunque decir esto en Almería parece surrealista, no está demás porque en muchos otros puntos geográficos se sigue regando a manta y no se evitan las pérdidas en las redes", aseguró Palop. Planteó, además, que la modernización de regadíos, de la que Almería es un referente, será obligada a partir de 2015 y los que no lo cumplan recibirán menos agua y se sancionarán. El director de la Agencia Andaluza del Agua explicó ayer que "la sociedad ya es consciente de que los recursos hídricos son finitos, escasos y se pueden degradar y no se puede entender en esta nueva cultura que no se ahorre, que 1.000 litros cuesten una peseta y que algunos prefieran regar a manta en lugar de modernizar sus regadíos".

Palop también opinó, ante la pregunta de uno de los asistentes, sobre la posibilidad de que los pueblos del Levante almeriense pierdan el trasvase del Tajo: "El problema será mucho mayor en Murcia y Alicante porque Almería tiene garantizado el suministro con las desaladoras iniciadas de manera temprana, aunque con el grave error en la ubicación de una planta, la de Carboneras, que ha complicado la distribución de los recursos". Es más, el director de la Agencia Andaluza del Agua dijo que "estamos tratando de blindar los usos en la provincia" y precisó que "un trasvase -en alusión al del Tajo- debe ser viable económica y técnicamente, pero también debe contar con el apoyo del territorio de origen de los recursos".

El profesor de la Universidad de Almería, Hermelindo Castro, ha explicado que la agricultura es la gran consumidora del agua en Andalucía, con el 82% del total anual, y precisó la necesidad de trabajar por la hidroeficiencia, que se asienta fundamentalmente en la reutilización de las aguas residuales y la modernización de los regadíos. En este sentido, el reconocido experto matizó que "somos pioneros en Almería, un referente a seguir por el resto de Andalucía". La provincia, según los datos de Hermelindo Castro, dispone al año de 22 hectómetros cúbicos de agua reutilizada, todo un logro que debería aplicarse en el resto de Andalucía. Otro de los aspectos sobre los que quiso hacer hincapié fue la necesidad de mantener la integridad ecológica de los ecosistemas hídricos como los cauces, ramblas, acuíferos... "Los humedales, por ejemplo, ofrecen agua, depuración, lucha contra la erosión, defensa de inundaciones y placer estético y emocional. No hay que ver sólo agua, sino un suministro permanente de bienes y servicios", matizó el profesor de la UAL. Precisamente ayer, Cinta Castillo visitó la obra finalizada de regeneración y restauración del encauzamiento de Rambla de la Culebra en Roquetas.

El presidente de la Diputación de Almería, Juan Carlos Usero, también intervino en la jornada y detalló los buenos resultados de la creación de una entidad como Galasa a la hora de distribuir y gestionar el agua de las comarcas del Levante y Almanzora. "Fue una decisión con visión de futuro y ha sido y será un seguro de vida para el futuro de sus economías y turismo". Usero añadió que ahora se inicia una nueva etapa para Galasa y para su centenar de trabajadores al disponer del agua que producirá la desaladora de Cuevas. Otro de los aspectos en los que más trabaja la Diputación desde hace años es el Consorcio Provincial del Agua que cuenta con las dos mancomunidades de Galasa y va a incorporar pronto a la de Medio y Alto Almanzora y a la de Filabres. Los objetivos son abaratar los costes, racionalizar el gasto y modernizar las redes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios