Al Asad pierde a otro colaborador mientras sigue la batalla por Damasco

  • El jefe de la Seguridad Nacional muere por las heridas sufridas en el atentado del miércoles · El régimen, que perdió controles fronterizos con Iraq y Turquía, anuncia la recuperación del barrio capitalino de Al Midan

El presidente sirio, Bashar al Asad, perdió ayer a otro de sus colaboradores más cercanos con la muerte del jefe de la Seguridad Nacional, Hisham al Ijtiar, por las heridas sufridas en el atentado del miércoles en Damasco, mientras que sus seguidores recuperaron ayer el control de un barrio céntrico.

Al Ijtiar, uno de los principales asesores del presidente en materia de seguridad, falleció por las heridas sufridas en el ataque contra la sede del departamento que dirigía, del que se responsabilizó el rebelde Ejército Libre Sirio (ELS).

Entretanto, se celebraron ayer los funerales por los otros muertos en el atentado: el ministro y viceministro de Defensa, Daud Rayiha y Asef Shaukat, cuñado de Al Asad, y el asistente presidencial Hasan Turkmani, que murieron el mismo día de la explosión.

La agencia de noticias oficial siria, Sana, mostró fotografías del funeral, al que no acudió Al Asad, aunque contó con la presencia del vicepresidente, Faruk al Charaa; el nuevo ministro de Defensa, Yasem al Freich, y el primer ministro, Riad Hiyab, entre otros altos cargos políticos y militares.

Las exequias, de carácter castrense porque todos los muertos eran generales del Ejército, tuvieron lugar en el Monumento de los Mártires en la montaña de Qasiun, en las afueras de Damasco.

El régimen de Al Asad, que en las últimas 24 horas perdió el control de parte de la frontera con Iraq y Turquía, anunció ayer que habían recuperado el dominio del céntrico barrio damasceno de Al Midan, escenario de choques con los rebeldes durante la última semana.

Según la televisión oficial, las autoridades restablecieron la seguridad en el barrio tras "limpiarlo de mercenarios y terroristas".

Durante la operación, las fuerzas gubernamentales se incautaron de una gran cantidad de armas, como ametralladoras y cinturones de explosivos, uniformes militares, granadas autopropulsadas y equipos de comunicación, señaló la cadena.

Mientras, proseguían los combates en otros puntos de Damasco como el distrito de Al Mezeh, en el suroeste, donde las fuerzas del orden se enfrentaron al ELS, que intentó asaltar un centro de entrenamiento militar en esa zona, dijo por internet el portavoz de los rebeldes en el país, Qasem Sadedin.

La oposición denunció que los helicópteros y la artillería del régimen bombardearon ayer varias localidades de la periferia de la capital como Arbin, Kafarein, Yalda, Al Sabina, Daraya, Babila y Muadamiya al Sham y Zabadani.

Los efectivos gubernamentales dispersaron, además, con disparos varias manifestaciones que salieron a las calles de la capital para pedir la caída de Al Asad en Al Midan, y en los barrios de Mezeh y Kafr Susa, en el suroeste, afirmaron los opositores.

Asimismo, fueron reprimidas varias protestas en la provincia de Alepo, en el norte de Siria.

Decenas de personas perdieron ayer la vida por los ataques de las fuerzas del régimen en distintos puntos del país: mientras que la Comisión General de la Revolución Siria señaló que hubo 102 fallecidos, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos situó el número en 74 y los Comités de Coordinación Local, en 145.

Esos grupos destacaron que, aparte de Damasco y sus afueras, otras zonas provincias castigadas fueron Deraa (sur), Idleb (norte) y Homs (centro), entre otras.

Estas informaciones no han podido ser verificadas de forma independiente por las restricciones impuestas por el régimen a los periodistas para trabajar.

El conflicto sirio afecta incluso al mes de ayuno de Ramadán, que comenzó ayer en buena parte de los países de la región: mientras que el jueves la televisión oficial anunció que empezaba hoy sábado, los opositores afirmaron que iban a seguir a otros estados de Oriente Próximo y que lo iniciarían ayer.

La fecha fijada por Damasco es la misma marcada por Irán, aliado del régimen y de mayoría chií, credo que en su rama alauí profesa Al Asad, mientras que la oposición decidió empezar ayer, al igual que la mayoría de los estados árabes de Oriente Próximo.

145

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios