Atrapados más de 20.000 niños en el cerco a Faluya de las fuerzas iraquíes

  • El asedio de las tropas continúa siendo lento por la presencia de civiles, desasistidos sin comida ni medicinas y apenas sin agua

Decenas de miles de civiles permanecían ayer atrapados en la ciudad de Faluya, mientras las fuerzas iraquíes proseguían su asalto sobre la urbe para intentar liberarla del yugo del grupo terrorista Estado Islámico. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) calcula que 50.000 personas permanecen en la localidad iraquí y, a pesar de que cientos de familias han abandonado la ciudad en los pasados días, prácticamente ninguna ha podido salir del núcleo de la misma.

La portavoz de Acnur en Iraq, Caroline Gluck, explicó que no es fácil para los residentes escapar de la ciudad, debido a los combates y a que el EI los están impidiendo marcharse para usarlos como "escudos humanos", según los relatos de aquellos pocos que han conseguido huir. "Las familias están saliendo, poco a poco. Las autoridades iraquíes han establecido un número de emergencia para ayudar a los que quieren marcharse, pero no todos disponen de un teléfono o pueden tomar la decisión de salir", añadió Gluck.

Por otra parte, un oficial de la Policía iraquí, Saad Mohamed Abd, informó de que en los últimos días decenas de familias han llegado a la localidad de Ameriyet al Faluya (a 10 kilómetros al sur de la ciudad), la mayoría de ellos mujeres, niños y ancianos.

En esta población, los desplazados son sometidos a controles de seguridad para comprobar que entre ellos no hay yihadistas y luego se les ofrece asistencia básica, antes de trasladarlos a los campamentos establecidos en la zona para acogerlos.

Según la agencia de la ONU para la infancia, Unicef, al menos 20.000 niños se encuentran atrapados en Faluya y "se están quedando sin comida y medicinas, y el agua escasea". El 23 de mayo fue lanzada una amplia operación para recuperar el control de la ciudad, en manos del EI desde principios de 2014, y el pasado lunes comenzó la ofensiva final a la urbe, pero el avance está siendo lento debido a la presencia de civiles.

Ayer, las fuerzas gubernamentales avanzaron en la localidad el Al Saqlauiya, a ocho kilómetros al noroeste de Faluya, y los artificieros continuaron desactivando las bombas colocadas por los yihadistas en zonas al sur de la ciudad, desde donde las unidades antiterroristas se aproximan al centro urbano. El primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, visitó ayer la sala de operaciones militares y elogió "la valentía" de las tropas y sus "esfuerzos para proteger a los civiles" durante los combates.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios