Berlusconi sigue en racha y sus aliados logran la Alcaldía de Roma

  • El candidato del partido conservador, Gianni Alemanno, vence las elecciones con el 53,6% de los votos y arrebata a la izquierda de Veltroni su último gran bastión

La izquierda italiana sufrió ayer un nuevo y duro revés electoral, al perder la Alcaldía de Roma, ciudad que gobernaba desde hace 15 años y que pasará a ser administrada por la derecha de Gianni Alemanno, un ex neofascista que prometió la expulsión de los "inmigrantes delincuentes".

"Cuando se gana hay que ser generosos. Los venenos y las polémicas de la campaña electoral quedaron atrás. Quiero ser el alcalde de todos los romanos", anunció Alemanno.

"Se trata de una victoria amplia y transversal. Hoy Roma voltea página, seré el alcalde de los que me votaron y de los no me votaron", añadió satisfecho tras conocer los resultados.

El candidato de la derecha venció con el 53,6% de los votos contra su rival de izquierda, Francesco Rutelli, que obtuvo 46,3%, según los datos oficiales definitivos divulgados por el Ministerio del Interior.

Los comicios registraron una baja en la tasa de participación, del 63%, contra el 73,5% de la primera ronda celebrada hace quince días.

Se trata de un verdadero terremoto para la izquierda, derrotada también en las elecciones legislativas del 13 y 14 de abril pasados, que ganó con amplia mayoría la derecha de Silvio Berlusconi.

Rutelli, con 54 años, que fue alcalde de Roma y es el ministro de Cultura saliente, fue derrotado por siete puntos por Alemanno, cuya amplia victoria fue inmediatamente festejada por los taxistas de la capital del país, tradicionalmente enemigos del ayuntamiento de izquierda.

El triunfo de la derecha fue considerado "histórico" por la prensa local y fue impulsado por los excelentes resultados en las elecciones legislativas de Berlusconi, del que Alemanno fue ministro de Agricultura entre 2001 y 2006.

Alemanno, que había alcanzado en la primera ronda el 40,7% de los votos contra el 45,8% de Rutelli, dio la vuelta a los resultados conquistando unos 100.000 votos.

"Ha sido una derrota grave, muy dura. Siento una profunda amargura política y personal", admitió Walter Veltroni, alcalde saliente de la ciudad y líder del Partido Democrático (PD), quien también resultó derrotado en las elecciones legislativas.

Alemanno, que durante su juventud perteneció al neofascista Movimiento Social Italiano, defiende leyes más severas contra la inmigración y acusó a la izquierda de manejar con mano blanda la criminalidad, en particular aquella cometida por extranjeros, a los que enviará a cumplir sus condenas en el país de origen.

Según su programa, 20.000 inmigrantes que han cometido delitos serán expulsados de la capital.

La izquierda, que se movilizó contra la llegada del "fascista", no logró congregar a su electorado para apoyar a Rutelli, fuertemente desgastado como político.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios