Brown abre la posibilidad de reducir las tropas británicas en Iraq a inicios de 2009

  • El primer ministro espera un "cambio fundamental" de la misión en el país árabe

El jefe de Gobierno de Londres, Gordon Brown, aseguró ayer que espera "un cambio fundamental" de la misión del contingente militar británico en Iraq "en los primeros meses de 2009", lo que abre la puerta a un posible recorte de las tropas para ese entonces.

Sin embargo, en su declaración ante la Cámara de los Comunes, Brown aclaró que la reducción del contingente británico no se efectuaría en los próximos meses.

El primer ministro británico, que destacó la "marcada mejora" de las condiciones en Basora en los útimos meses, supeditó cualquier repliegue a la conclusión de las "tareas" que se ha impuesto el Reino Unido y a que continúen los avances sobre el terreno, así como a la opinión de los mandos militares. "Pero puedo decir a la Cámara hoy que, al igual que el año pasado pasamos del combate a la supervisión, esperaríamos un cambio fundamental de la misión en los próximos meses de 2009 mientras hacemos la transición hacia una relación bilateral a largo plazo con Iraq" similar a la mantenida con otros países de la región, indicó.

El gobernante, que visitó el pasado fin de semana Iraq, se negó a fijar "calendarios artificiales" para la retirada de las tropas británicas del país árabe, donde 176 miembros de sus Fuerzas Armadas han muerto desde que comenzó la invasión en 2003.

La retirada, según Brown, depende del progreso en el entrenamiento de las fuerzas iraquíes, la celebración de elecciones provinciales a más tardar a principios de 2009, el avance de la reconstrucción económica y la creación de las condiciones para que los iraquíes puedan asumir el control del aeropuerto de Basora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios