Bruselas impone un embargo de armas a Caracas y abre la puerta a más sanciones

  • Los ministros de Exteriores de la UE dan luz verde a la posibilidad de imponer medidas selectivas contra los responsables de la represión

  • Reiteran que no reconocen a la Asamblea Constituyente

Los ministros de Exteriores de la UE acordaron este lunes imponer sanciones a Venezuela, como un embargo de armas y un veto a material que pueda utilizarse para la "represión interna", y abrieron la puerta a la posibilidad de imponer medidas selectivas contra los responsables.

"Además de los esfuerzos políticos y diplomáticos para apoyar una salida pacífica negociada a la crisis política, el Consejo ha decidido hoy por unanimidad adoptar medidas restrictivas, subrayando su preocupación por la situación en el país", anunciaron en un comunicado.

La continuidad de las sanciones irá "en función de la evolución de la situación en el país"

Los ministros explicaron que estas medidas se utilizarán de forma "gradual y flexible" y que podrán ser "extendidas" a quienes "no respeten los principios democráticos o del Estado de derecho" o estén implicados en "la violación de los derechos humanos".

Para ello, el Consejo dio ayer luz verde a la base legal para crear una lista de personas sancionadas a las que congelaría sus bienes o prohibiría entrar en territorio comunitario, pero que de momento no cuenta con ningún integrante. Fuentes europeas reconocieron que se están barajando nombres para esa lista, aunque se va a esperar para ver si el embargo de armas y de material que pueda utilizarse en la represión surten efecto y fomentan la vuelta al diálogo entre Gobierno y oposición.

Los ministros puntualizaron asimismo que podrán dar marcha atrás a las sanciones "en función de la evolución de la situación en el país". Se refirieron en particular a la celebración de negociaciones "creíbles y significativas", al respeto a las instituciones democráticas, a la adopción de un calendario electoral completo y a la liberación de todos los prisioneros políticos.

En el mismo contexto, hicieron hincapié en que estas medidas restrictivas "no han sido diseñadas para perjudicar a la población venezolana", cuya apurada situación "la UE quiere aliviar".

"Como siempre, nosotros todo lo que hacemos está orientado a incentivar la celebración del diálogo entre el Gobierno y la oposición con el objeto de alcanzar una solución pacífica, democrática y dialogada a la situación que vive Venezuela", indicó el titular español, Alfonso Dastis.

Por su parte, el ministro británico, Boris Johnson, destacó que su país ha liderado estas sanciones y que con ellas confía que Maduro "se dé cuenta de lo que hace".

Los ministros aseguraron que "un diálogo y negociación constructivos son la única manera sostenible de abordar la actual crisis" y de "responder a las apremiantes necesidades del pueblo" venezolano.

Lamentaron que las elecciones a gobernadores regionales del pasado 15 de octubre sucedieran con "numerosas irregularidades" y que los resultados "no fueran reconocidos por gran parte de la oposición", por lo que pidieron "total transparencia" por medio a una auditoría independiente.

La UE expresó además su preocupación por la "falta de respeto a los mecanismos establecidos constitucionalmente" al nombrar a los nuevos gobernadores.

A su juicio, esto "ha acentuado la polarización política" en el país, mientras que el establecimiento de una "todo poderosa" Asamblea Constituyente "erosionó más a las instituciones democráticas e independientes". Además, reiteraron que la UE no reconoce a esa asamblea o sus actos ante las "serias dudas sobre su legitimidad y representación" y pidieron "respeto a las prerrogativas de la Asamblea Nacional".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios