Bruselas propone un reparto más justo en la distribución de los refugiados en Europa

  • La Comisión Europea reconoce que "el sistema actual no funciona" al ser sólo varios estados los que soportan la presión migratoria

La Comisión Europea (CE) presentó ayer la base que servirá para reformar el sistema de asilo europeo y repartir de manera más justa entre países a los refugiados, tras comprobar que las reglas actuales no funcionan porque ponen toda la presión en unos pocos estados miembros, como Grecia e Italia. "La crisis ha mostrado que el sistema actual no funciona", reconoció el vicepresidente primero de la CE, Frans Timmermans, quien consideró que "no es sostenible" poner la presión en sólo una parte de los socios comunitarios.

El Ejecutivo comunitario plantea, en una comunicación que se traducirá en propuesta legislativa antes de verano, dos opciones para modificar el llamado sistema de Dublín, según el cual el estado que debe encargarse de una demanda de asilo es aquel por el que primero entró el solicitante a la UE. Timmermans explicó que se puede optar por mantener los criterios comunes existentes y añadirles un "mecanismo de corrección" para casos de crisis, o bien cambiar los criterios básicos para determinar qué estado miembro es responsable de gestionar la demanda de asilo.

Fuentes comunitarias reconocieron que la opción más conservadora se parece mucho a lo que ya existe en la actualidad y no ha llegado a funcionar: el mecanismo de reubicación de 160.000 demandantes de asilo llegados a Grecia e Italia que acordó la UE en septiembre del año pasado. De esos 160.000 refugiados, sólo se ha trasladado a otros estados a 1.111 personas. Aclararon, no obstante, que ahora se trataría más bien de fijar un umbral a partir del cual se activaría el mecanismo correctivo.

La propuesta más radical, que apuesta por fijar una clave de distribución desde el principio, se basaría en "criterios objetivos" como los usados para el reparto de refugiados hasta ahora, como PIB, población, desempleo y esfuerzo previo de acogida, pero también tendría en cuenta los lazos familiares que el demandante pueda tener en algún estado miembro.

Asimismo, el comisario europeo de Migración e Interior, Dimitris Avramopulos, hizo hincapié en la necesidad de ofrecer más vías legales para llegar a Europa, así como de mejorar los controles en las fronteras exteriores de la UE, para lo que la CE presentó su propuesta sobre fronteras inteligentes. El reto es acabar con la fragmentación mediante un sistema de entrada-salida que permita consultar a la vez todas las bases de datos disponibles en la UE para comprobar de forma automática la identidad de todos los nacionales de terceros países que vengan a la UE por turismo o por trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios