Bush dice que Israel debe poner fin a la ocupación de 1967

  • El presidente norteamericano defiende un Estado palestino viable durante la primera visita de un inquilino de la Casa Blanca a los territorios palestinos ocupados

El presidente estadounidense, George W. Bush, pidió ayer el final de la ocupación israelí de los territorios palestinos, lo que permitiría la creación de un Estado palestino. "Un acuerdo debe estipular que habrá un final de la ocupación que comenzó en 1967", declaró Bush en una breve intervención ante la prensa en Jerusalén, refiriéndose a la ocupación israelí de Cisjordania, la Franja de Gaza (controlada ahora por Hamas) y Jerusalén Este, tras la guerra árabe-israelí de 1967.

El presidente estadounidense consideró que el acuerdo entre ambas partes debería quedar definido por "la línea de armisticio de 1949" (la frontera entre Israel y los territorios palestinos antes de la ocupación), con modificaciones puntuales para tener en cuenta las colonias judías "y asegurar que el Estado palestino es viable y continuo".

Bush, que realiza estos días su primera visita oficial a Israel y los territorios palestinos, con el fin de avanzar en la paz entre ambas partes, dijo que el acuerdo "debe estipular una Palestina que sea patria para los palestinos, como Israel es la patria del pueblo judía".

El mandatario norteamericano también propuso un mecanismo de indemnización para resolver la cuestión de los refugiados palestinos, uno de los asuntos más conflictivos de las negociaciones.

Israel rechaza el retorno de los refugiados y de sus descendientes, es decir, unos cuatro millones de personas.

Bush reconoció que la creación de un Estado palestino "ha tardado demasiado". "El pueblo palestino lo merece y un Estado reforzará la estabilidad en la región y contribuirá a la seguridad de Israel", añadió. El presidente estadounidense realizó también un llamamiento a los países árabes "para que tiendan la mano a Israel" para favorecer el acuerdo.

Su consejero de seguridad nacional, Stephen Hadley, adelantó asimismo que Bush planea volver, al menos una vez, a la región antes de acabar su mandato, en enero de 2009, para favorecer el acuerdo de paz.

Durante su histórica visita a Ramala, la primera de un presidente estadounidense a Cisjordania, Bush celebró una conferencia de prensa conjunta con Abbas, en la que ambos líderes se mostraron confiados en que este año podría haber un acuerdo de paz en la región. "Creo que habrá un tratado de paz firmado antes de que yo deje el cargo", dijo Bush. Abbas sostuvo que 2008 será el año de la paz.

"¿Es posible que israelíes y palestinos trabajen sus diferencias sobre los asuntos en disputa para acordar una visión común?", se preguntó Bush. "Mi respuesta es absoluta: no sólo es posible, también es necesario. Para alcanzar una paz duradera, el presidente Abbas y el primer ministro (Ehud) Olmert tendrán que reunirse y tomar decisiones difíciles, y creo que lo harán".

El presidente estadounidense aseguró que había exigido a Israel que cumpla sus obligaciones definidas en la Hoja de Ruta, entre ellas la detención de la construcción de asentamientos en territorio palestino.

Además, Israel debe ayudar a los palestinos a crear las condiciones para garantizar la seguridad de las fronteras israelíes, lo que implica también el fortalecimiento de las instituciones y las fuerzas de seguridad palestinas.

Abbas, por su parte, se mostró "completamente satisfecho" con el resultado de la visita de Bush. "Estamos de acuerdo en todos los temas, todos los temas están claros", destacó. Para los palestinos, recalcó, la paz es una decisión estratégica. "Pueden estar seguros de que la paz en el mundo comienza aquí, en Tierra Santa", afirmó el presidente de la Autoridad Nacional Palestina en su intervención.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios