Bush busca una alianza de los árabes moderados frente a Irán

  • El presidente norteamericano inicia en Kuwait la segunda fase de su gira por Oriente Próximo, centrada en el conflicto con las autoridades de Teherán

Comentarios 10

El presidente estadounidense George W. Bush inició ayer en Kuwait una gira por cuatro países árabes del Golfo y aliados petroleros con la intención de obtener su apoyo en su política de aislar a Irán. Este viaje, que tiene lugar después de su histórica visita a Israel y a Cisjordania para impulsar un acuerdo de paz israelo-palestino antes de abandonar la Casa Blanca en enero de 2009, se produce en medio de tensiones crecientes entre Washington y Teherán a raíz de un reciente incidente naval en el estrecho de Ormuz.

Mientras Kuwait recibió ayer a Bush como a un amigo, fuentes oficiales indicaron que los Emiratos Árabes Unidos no permitirán que Estados Unidos use su territorio para lanzar ataques contra Irán. "Señor presidente, la región necesita iniciativas inteligentes, no bombas inteligentes", afirmaba el diario kuwaití Al Rai en su editorial.

"Necesita tecnología intercontinental, no misiles balísticos. Necesita acuerdos científicos, económicos, financieros y comerciales, no acuerdos armamentísticos", afirma ese rotativo.

Kuwait sirvió en marzo de 2003 de trampolín a Estados Unidos para lanzar su invasión en Iraq y derrocar al ex dictador iraquí Sadam Husein, cuyas fuerzas habían invadido al pequeño vecino en 1990, antes de que el emirato fuera liberado en 1991 por una coalición internacional liderada por Washington. Unos 15.000 militares norteamericanos están desplegados en Kuwait en la base de Camp Arifjan, una de las mayores de Estados Unidos en la región, donde está previsto que Bush se dirija hoy a sus soldados.

A su llegada a Kuwait, el mandatario norteamericano fue recibido a pie de avión por el emir, el jeque Sabah Al Ahmad Al-Sabah, con quien tenía previsto mantener una entrevista de trabajo y luego una cena oficial.

Después de Kuwait, Bush viajará a Bahrein -donde miembros de la mayoría chií dijeron que no es bienvenido-, a los Emiratos Árabes Unidos -uno de los mayores socios comerciales de Irán- y a Arabia Saudí, en el marco de un viaje que pretende frenar las "ambiciones agresivas" de Teherán.

Bush inició su gira regional el miércoles en Israel, advirtiendo que Irán es una "amenaza para la paz mundial" y por lo tanto no debería permitírsele el desarrollo de conocimientos para fabricar el arma nuclear.

Bush también advirtió a Teherán sobre las "serias consecuencias" que puede acarrear un ataque contra buques de guerra estadounidenses, tras el incidente que el domingo protagonizaron barcos de su país y lanchas iraníes en el estrecho de Ormuz.

En su oración del viernes, un alto clérigo iraní, Ahmad Jatami, instó a los dirigentes árabes a distanciarse del "proyecto de iranofobia" de Bush, asegurando que deberían tener "la sabiduría de no vincular su fe con un presidente patético e insolvente que terminará en un año".

Pese a que un informe de los servicios de Inteligencia estadounidenses conocido en diciembre indicaba que Teherán suspendió su programa nuclear en 2003, muchos países del Golfo están preocupados sobre las intenciones militares de Washington hacia el régimen iraní.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios