La CE plantea castigos por no ayudar contra el tráfico de inmigrantes

  • La Comisión quiere condicionar inversiones y acuerdos a la colaboración en el Mediterráneo

La Comisión Europea (CE) propuso ayer pactos individuales con países de origen y tránsito de inmigrantes, en los que incluirá incentivos como inversiones para impulsar una colaboración efectiva o penalizaciones en las áreas de la cooperación al desarrollo o el comercio si no hay resultados.

Para ello, la CE movilizará 8.000 millones de euros en cinco años para lograr objetivos en gestión migratoria a corto y largo plazo en países africanos, principalmente.

"Los traficantes han encontrado un nuevo modelo de negocio en el Mediterráneo. No podemos permitirlo", indicó el vicepresidente primero de la CE, Frans Timmermans, en la presentación de la iniciativa ante el pleno del Parlamento Europeo.

En primer lugar, la Unión Europea (UE) buscará cerrar acuerdos con Jordania y Líbano, que acogen a gran cantidad de refugiados en sus territorios, y a continuación con Níger, Nigeria, Senegal, Malí y Etiopía, mientras incrementan el compromiso con Túnez y Libia, según la comunicación -documento no legislativo- de la CE.

La CE quiere a corto plazo que el fondo fiduciario creado para África sea reforzado con 500 millones de euros del Fondo Europeo de Desarrollo (FED) y otros 500 de los Estados miembros, para "salvar vidas en el Mediterráneo y en los países de origen y tránsito", incrementar el retorno de inmigrantes a esos países y "permitirles estar cerca de su hogar evitando emprender viajes peligrosos".

Esa nueva aportación se unirá a otros 3.600 millones del fondo de emergencia para África; 1.000 millones del fondo para la crisis siria; casi 2.400 millones de contribuciones de la UE para Líbano, Jordania y Siria (ofrecidos en la última conferencia de donantes en Londres), y 1.000 millones de ayuda macrofinanciera contra la inestabilidad económica en Túnez y Jordania.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios