Cae una red que pretendía trasladar a Saadi Gadafi y su familia a México

  • Los cuatro detenidos, de diferentes nacionalidades, tenían preparadas identidades falsas para ocultar al hijo futbolista del ex líder libio.

Comentarios 1

Las autoridades mexicanas afirmaron haber desmantelado una red criminal internacional que pretendía trasladar ilegalmente a Saadi Gadafi, uno de los hijos del depuesto líder libio Muamar al Gadafi, y a su familia a México.

El secretario de Gobernación (Interior), Alejandro Poiré, afirmó en una conferencia de prensa que en la operación, denominada Huésped, fueron detenidas cuatro personas, dos mexicanos, una canadiense y un danés. La inteligencia mexicana detectó la operación el pasado 6 de septiembre, y las fuerzas de seguridad "lograron evitar este riesgo, desarticularon la organización criminal de dimensión internacional que pretendía operar este ilícito", señaló Poiré.

Según la investigación, los criminales iban a dar a Saadi, de 38 años, y a su familia identidades falsas con supuesta nacionalidad mexicana, con los nombres de Daniel Béjar Hanan, Amira Nayed Nader, Moad Béjar Sayed y Sofía Béjar Sayed. El plan incluía la adquisición de propiedades en distintos lugares de México, las cuales serían utilizadas para esconder al líder libio, aunque la residencia principal de Gadafi estaría ubicada en Bahía de Banderas, en el estado mexicano de Nayarit, una zona de playa en el Pacífico mexicano.

Los detenidos fueron identificados como la canadiense Cynthia Ann Ranier, supuesta líder del grupo y encargada de las finanzas de la organización; Gabriela Dávila Huerta (o Dávila del Cueto), una mexicana residente en EE.UU. que presuntamente sirvió como enlace logístico y contactó a los falsificadores de documentos; y el danés Pierre Christian Fleisborg, supuesto encargado de la logística. El otro detenido es el mexicano José Luis Kennedy Prieto, que supuestamente se encargó de conseguir la documentación falsa.

La captura de Ranier tuvo lugar el pasado 10 de noviembre en Ciudad de México, y la de los demás sospechosos el día siguiente, y todos se encuentran detenidos provisionalmente. Poiré indicó que la organización criminal fletó varios vuelos privados entre México, EEUU, Canadá, Kosovo y diversos países de Oriente Medio "para coordinar la ruta y preparar la logística del traslado de Gadafi". La red está acusada de falsificación de documentos oficiales, tráfico ilícito de personas, apertura de cuentas bancarias con documentos falsos, y delincuencia organizada.

Saadi Gadafi nació en 1973, fue comandante de las Fuerzas Especiales libias, y es conocido por su afición al fútbol. Fue futbolista profesional, pero sólo disputó dos partidos en la Liga italiana donde se enfrentó a una sanción por dopaje. Está acusado de ser el instigador del asesinato de un conocido futbolista libio de la década de los ochenta, y en septiembre pasado logró cruzar la frontera y exiliarse en Níger.

El pasado 29 de septiembre, Interpol emitió una orden de detención contra Saadi, a petición del Consejo Nacional de Transición (CNT) de Libia, que lo acusa de presunta apropiación indebida de propiedades por medio de la fuerza e intimidación armada cuando era responsable de la Federación Libia de Fútbol. A juicio de Poiré, evitar el ingreso de Saadi Gadafi a México constituye "una muestra más de la capacidad de las instituciones del estado mexicano para salvaguardar la integridad del territorio nacional".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios