Cameron reconoce fallos en su respuesta a los 'papeles de Panamá'

  • Miles de personas piden la dimisión del primer ministro británico, que se benefició de una inversión

Cientos de personas se manifestaron ayer en el centro de Londres para pedir la dimisión del primer ministro británico, David Cameron, a raíz de la controversia por el caso de los papeles de Panamá y que ha salpicado al jefe del Gobierno. Con pancartas y sombreros de Panamá, cientos de manifestantes se congregaron ante la residencia oficial del 10 de Downing Street para exigir la renuncia del político conservador después de que éste admitiese que se benefició de una inversión en un paraíso fiscal.

"Cameron se tiene que marchar", "No te creemos más. Dimite Cameron" o "Lo que pasa en Panamá no se queda en Panamá" fueron algunos de los carteles que portaron los asistentes a la protesta mientras proferían gritos de "fuera, fuera Cameron". Uno de los manifestantes desplegó un cerdo de cartón, pintado de rosa y con una foto de Cameron pegada en la nariz del muñeco, que fue colocada ante Downing Street antes de que la protesta marchase hacia un hotel del cercano barrio de Covent Garden, donde el primer ministro pronunciaba un discurso ante seguidores conservadores. Desde la calle los participantes gritaban "fuera, fuera Cameron" mientras numerosos agentes del orden mantenían un fuerte dispositivo de seguridad y tenían bloqueada la entrada al edificio.

En su discurso, Cameron reconoció haber cometido fallos en la forma de abordar las revelaciones contenidas en los papeles de Panamá, que han desvelado que políticos, ricos y famosos han hecho inversiones en paraísos fiscales para evitar el pago de impuestos. La oposición laborista ha exigido al primer ministro que haga mañana una declaración parlamentaria para explicar en detalle sus intereses financieros en el caso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios