Clinton apura en Pensilvania su última opción para luchar por la Presidencia

  • La senadora por Nueva York cuenta con unos cinco puntos de ventaja sobre su rival, según los últimos sondeos · La ex primera dama apenas lograría recortar la diferencia de delegados con Barack Obama

Tras seis semanas de "pausa", Hillary Clinton y Barack Obama se enfrentan hoy a unas primarias de Pensilvania marcadas por el mismo estigma que las 47 citas anteriores en la carrera demócrata hacia la Presidencia de EEUU: la igualdad y la dura pelea en busca de los decisivos votos de última hora.

Según los sondeos más recientes, Clinton cuenta con una ventaja de unos cinco puntos sobre Obama. La distancia es significativa, pero también el hecho de que hace sólo unas semanas la diferencia a su favor era de dos dígitos en un Estado que, por su carácter eminentemente obrero, beneficia teóricamente a sus propuestas.

Hasta ahora, los votantes de última hora proporcionaron algunos resultados sorprendentes. En New Hampshire, por ejemplo, Clinton dio la vuelta a las encuestas en 48 horas y ganó unas primarias que amenazaban con hacer descarrilar su tren a poco de comenzar.

Los datos sobre el registro de votantes demócratas abre la puerta a una sorpresa semejante. Según la Secretaria de Estado de Pensilvania, 4,2 millones de personas se registraron para participar en las primarias, 200.000 más que en 2004. Hasta ahora, a lo largo del proceso, los nuevos votantes favorecieron a Obama.

La diferencia respecto a las primeras citas de enero es que ambos candidatos están ahora mucho más desgastados. Los debates de ideas dejaron paso a agrios ataques personales que más que convencer a los votantes buscan desacreditar al rival.

La campaña de Clinton lleva días analizando cada palabra que Obama pronuncia y resaltando lo que consideran cada desliz, ya sea a través del torrente de e-mails enviados diariamente a la prensa y analistas o por boca de la misma candidata. La estrategia despertó los miedos de muchos demócratas, que temen que la descarnada lucha interna dañe las opciones de quien sea su candidato en noviembre.

Los ataques consiguieron que Obama se situase a la defensiva, como quedó plasmado en el debate que ambos mantuvieron la pasada semana en Filadelfia.

Y en ocasiones pasó al contraataque: "su visión básica es que la política de intereses que se lleva a cabo en Washington de diga cualquier cosa, haga cualquier cosa es lo que va a prevalecer. Y que deben elegirla a ella porque lleva lo suficiente en Washington y sabe cómo manejarse mejor en el juego". Pero el aspirante a ser el primer negro presidente de EEUU siempre dejó claro que sus ataques llegaron en respuesta a los de su rival. "Nuestra campaña no es perfecta. Hubo veces en que si a uno le dan suficientes codazos, eventualmente empieza a devolverlos", explicó.

Si Obama consigue dar el vuelco, todo habrá merecido la pena porque la carrera estará prácticamente acabada. El senador por Illinois aventaja en unos 164 delegados a Clinton en la suma de votos para la convención que, en agosto, elegirá oficialmente al candidato para los comicios del 4 de noviembre.

Un triunfo de Clinton, sin embargo, reforzaría su argumento de que los grandes estados, y por tanto los decisivos en las presidenciales, están a su favor. Obama ganó más citas que ella y también suma más votos totales, pero California, Nueva York, Ohio, Nueva Jersey y Massachusetts se decantaron por la ex primera dama.

Ante la improbabilidad de que adelante a Obama en el recuento de delegados, la senadora lleva semanas argumentando que ella debe ser la candidata porque es la que mejores opciones tiene de vencer al republicano John McCain. Es una llamada directa hacia los 300 superdelegados que aún no comprometieron su voto, y que, tal y como están las matemáticas, ahora decidirán la elección.

Pensilvania es el mayor Estado de las diez citas que aún quedan en juego. El estado del noreste, que tiene en Filadelfia y Pittsburgh sus dos principales ciudades, repartirá 158 delegados comprometidos para la convención.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios