Colombia niega su interferencia para evitar la liberación de rehenes por las FARC

  • El Gobierno de Uribe desmiente las acusaciones del presidente venezolano, Hugo Chávez

El Gobierno del presidente colombiano, Álvaro Uribe, negó ayer en Bogotá que ejerza algún tipo de interferencia para evitar que la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) cumpla con su anuncio de poner en libertad a tres de sus secuestrados.

"No hay ninguna operación militar orientada a impedir que los secuestrados sean puestos en libertad", afirmó el Alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, en respuesta a unas declaraciones hechas en ese sentido por el presidente venezolano, Hugo Chávez, quien sostuvo el sábado que hay en Colombia grupos o sectores "cercanos al Gobierno o del propio Gobierno" que está "seguro de que van a tratar de evitar la liberación exitosa".

Un temor parecido expresó el mismo día en Caracas la senadora colombiana Piedad Córdoba, para quien la Fuerza Pública de su país mantiene operaciones que pueden obligar al aplazamiento de la puesta en libertad de Clara Rojas, su hijo Emmanuel, nacido en cautividad, y la ex congresista Consuelo González de Perdomo.

El funcionario agregó que "no hay ninguna interferencia por parte del Gobierno colombiano; al contrario, hay beneplácito". "El Ejecutivo ha actuado con enorme prudencia" ante el anuncio rebelde de entregar a los rehenes y "ha insistido en que ve con buenos ojos esta liberación", reiteró Restrepo, reafirmándose en que "no hay ningún tipo de interferencia por parte del Gobierno colombiano para que esa liberación se dé".

El Alto Comisionado para la Paz dijo que "esperamos, como todos los colombianos, que muy pronto, ojalá de manera inmediata, estas personas regresen a casa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios