Corea del Norte amenaza a EEUU con un ataque nuclear

  • El régimen de Kim Jong-un dice estar listo para responder a la "cada vez más intensa política hostil" de EEUU. Pyongyang vuelve a vetar el acceso de los trabajadores surcoreanos al complejo industrial de Kaesong.

Comentarios 25

Corea del Norte anunció que ha aprobado un ataque de su Ejército "con medios nucleares" contra EEUU, informó en un comunicado la agencia estatal KCNA, en una nueva vuelta de tuerca en la campaña de amenazas del régimen a Seúl y Washington. Según el despacho de KCNA, Corea del Norte informa oficialmente a la Casa Blanca de que usará "medios nucleares de alta tecnología más pequeños, ligeros y diversificados" para responder a la "cada vez más intensa política hostil" de EEUU hacia el país comunista.

Pyongyang detalló que ha "examinado y ratificado finalmente" una "operación sin piedad de sus fuerzas armadas revolucionarias" contra EEUU, al que acusó de plantear una "imprudente amenaza nuclear" contra el régimen de Kim Jong-un al desplegar varios aviones de guerra en Corea del Sur. El Ejército Popular de Corea (del Norte), que cuenta con más de 1,1 millones de efectivos, "llevará a cabo poderosos y sucesivos contraataques militares, como ya declaró solemnemente su Comando Supremo", añadió el despacho de la KCNA. Pyongyang invitó además a EEUU a "reflexionar sobre la actual situación" en la que, aseguró, "el momento de la explosión se acerca rápidamente" y "nadie puede predecir que una guerra estallará o no en Corea y si va a ser hoy o mañana".

Además, según fuentes del Gobierno surcoreano, Corea del Norte ha movido hacia su costa oriental lo que aparenta ser un misil Musudan, con un alcance de unos 4.000 kilómetros. "Las autoridades de inteligencia de Corea del Sur y Estados Unidos han detectado indicios de que Corea del Norte ha movido un objeto que parece ser un misil de alcance medio a su costa este" indicaron autoridades del Gobierno surcoreano a la agencia local Yonhap. El objeto habría sido trasladado en tren, según confirmaron las autoridades de Seúl a la agencia surcoreana. Yonhap indicó que las autoridades de inteligencia de Corea del Sur y EEUU mantienen una estrecha vigilancia y creen que Corea del Norte podría lanzar el misil Musudan alrededor de 15 de abril, fecha de gran importancia en el país al celebrarse el aniversario del nacimiento del fundador del país, Kim Il-sung. El rango de este misil de medio alcance otorga a Corea del Norte la capacidad de situar dentro de sus objetivos la base de EEUU en la isla de Guam en el Pacífico, ubicada a unos 3.200 kilómetros de Corea del Norte. Esta isla ha sido uno de los objetivos que, junto con Hawai y la costa oeste del territorio continental estadounidense, Corea del Norte ha amenazado con atacar dentro de la continuada ofensiva retórica que el régimen de Kim Jong-un mantiene desde principios de marzo. El Pentágono anunció que desplazará en las próximas semanas un sistema antimisiles a su base de Guam, como medida de "precaución" para fortalecer su posición de defensa contra la amenaza regional de misiles balísticos de Corea del Norte. Por su parte, el ministro nipón de Defensa, Itsunori Onodera, aseguró que el archipiélago se preparará "para responder sin margen de error" ante el posible lanzamiento de misiles por parte de Corea del Norte.

La Casa Blanca advirtió de que esta última amenaza no sirve "de ayuda ni es constructiva" y solo ahondará el aislamiento del régimen de Pyongyang. En un breve comunicado, la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Caitlin Hayden, dijo que "Corea del Norte, de nuevo, está realizando amenazas que no son de ayuda ni son constructivas. Es otra más en la larga lista de declaraciones provocativas que solo sirven para aislar más a Corea del Norte del resto de la comunidad internacional y minar sus objetivos de desarrollo económico", respondió Hayden. Desde EEUU se urge a Pyongyang a "abandonar las amenazas y provocaciones y concentrarse en cumplir sus obligaciones internacionales", en los mismos términos con que ha venido avisando al régimen de Kim Jong-un en los últimos días.

Corea del Norte justificó su nueva amenaza ante la presencia en la zona y con motivo de las maniobras anuales conjuntas de Seúl y Washington de bombarderos estadounidenses B-52, además de cazas F-22 y los aviones conocidos como "furtivos" B-2, capaces de evadir radares y lanzar bombas nucleares. La amenaza de lanzar un ataque nuclear contra EEUU supone el último desafío de Corea del Norte en su inusual, grave y prolongada ofensiva retórica contra Seúl y Washington, que ha incluido varias amenazas de guerra. La campaña de amenazas de Pyongyang, que sitúa en el blanco de sus iras las maniobras que Corea del Sur y EEUU realizan todo este mes de abril, tuvo su origen a principios de marzo, cuando el Consejo de Seguridad de la ONU amplió las sanciones al país comunista por efectuar su última prueba nuclear en febrero. EEUU mantiene desplegados 28.500 efectivos en Corea del Sur y se ha comprometido a defender a su aliado ante un hipotético ataque norcoreano como herencia de la Guerra de Corea (1950-53), concluida con un armisticio que mantiene técnicamente enfrentados a ambos lados de la península al no haber sido sustituido por un tratado de paz.

El acceso a Kaesong, vetado por segundo día

Por otra parte, Corea del Norte ha prohibido, por segundo día consecutivo, la entrada de trabajadores surcoreanos al complejo industrial de Kaesong, único proyecto intercoreano de cooperación. La Oficina de Aduanas, Inmigración y Cuarentena de Corea del Sur en Paju, unos 50 kilómetros al noroeste de Seúl, aseguró que la entrada a este complejo en territorio norcoreano ha sido nuevamente bloqueada, aunque Pyongyang mantiene el permiso de regreso de los surcoreanos que actualmente se encuentran allí.

Con esto, la restricción de entrar dura dos días, algo que nunca había ocurrido antes, pese a los llamamientos del Gobierno de Corea del Sur al régimen de Kim Jong-un, al que ha instado a permitir el paso de sus ciudadanos para que Kaesong pueda operar con normalidad. De los 828 surcoreanos que permanecieron de noche en el complejo, se espera que 222, además de 137 vehículos, crucen de vuelta la zona desmilitarizada (DMZ) que separa a las dos Coreas a lo largo del día, según datos de Seúl.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios