Crisis política en Turquía tras el veredicto sobre el velo islámico

  • El primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, convocó de urgencia a su partido tras el fallo del Tribunal Constitucional contra el uso del pañuelo en las universidades

El primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, convocó ayer de urgencia a su partido después del fallo del Tribunal Constitucional contra el uso del velo islámico en las universidades, un revés para la formación en el poder, amenazada de proscripción por actividades antilaicas.

Erdogan anuló su agenda en Estambul y volvió a Ankara para presidir una sesión extraordinaria de los dirigentes del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP).

El presidente también anuló un viaje a Suiza para asistir hoy al primer partido de Turquía en la Eurocopa contra Portugal.

El Tribunal Constitucional se pronunció el jueves contra el uso del velo islámico en el campus universitario, una enmienda a la ley fundamental llevada a cabo por el AKP, considerando que el mismo es contrario a los principios constitucionales.

Los observadores opinan que este veredicto podría anunciar la prohibición del AKP, que según el fiscal de la Corte esta islamizando la sociedad turca.

El fiscal exige también la prohibición de actividades políticas para 71 miembros del AKP, un partido creado a partir de las cenizas de organizaciones pro islamistas proscritas, incluyendo a Erdogan y al jefe de Estado, Abdullah Gül, quien fuera uno de los principales dirigentes del AKP.

Una parte de la prensa consideraba ayer que este veredicto "anuncia el fin del AKP", que en los próximos meses deberá hacer frente a su disolución.

Durante su reunión, los dirigentes del AKP discutieron su respuesta al veredicto de la Justicia y algunos de ellos incluso sugirió la convocatoria de unas elecciones legislativas anticipadas, según informaciones de la prensa.

El AKP, que llegó al poder en 2002, obtuvo una gran victoria en las últimas elecciones legislativas de julio de 2007, con el 47% de los votos.

Aunque inmediatamente después de su victoria el primer ministro quiso tranquilizar a un sector importante de la población, que temía una rápida islamización del país, su partido realizó el cambio constitucional gracias a su gran mayoría parlamentaria, ante la indignación de los laicos.

El AKP se defendió afirmando que la prohibición del velo islámico era contraria a la libertad de conciencia.

Sin embargo, el Tribunal Constitucional ya se había pronunciado en dos ocasiones anteriores contra el uso del velo en las universidades. La prohibición había sido mantenida por el Consejo de Estado turco y la Corte Europea de Derechos Humanos.

Las fuerzas laicas, comenzando por el Ejército, los jueces y las universidades, se oponían a esta revisión, pues temían que provocase la legalización del velo en las administraciones, los colegios y universidades, donde sigue prohibido. También temían un fortalecimiento de las presiones sociales y religiosas sobre las mujeres para que llevasen el velo.

El Ejército turco se congratuló por este fallo del Tribunal constitucional. El jefe de estado mayor, el general Yasar Büyükanit, exhortó a respetar esta decisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios