Decenas de muertos en un ataque suicida a la Inteligencia afgana

  • Los talibanes cortan con este atentado los intentos de diálogo del Gobierno de Kabul

Comentarios 1

Los talibanes asestaron ayer un duro golpe al Gobierno presidido por Ashraf Gani con un atentado que causó entre 30 y 40 muertos y más de 300 heridos en Kabul y que iba dirigido contra los servicios de inteligencia afganos, en su primer gran ataque tras el lanzamiento de la denominada ofensiva de primavera. El atentado se produce en momentos en que el Gobierno afgano trata de mantener viva a duras penas la oferta de diálogo a los grupos insurgentes del país y llevó al jefe de Estado, Abdulá Abdulá, a suspender temporalmente una visita a Pakistán que, según su gabinete de prensa, llevaba planeando dos años, renovando las acusaciones de Kabul a Islamabad por el apoyo a los talibanes.

Una semana después de haber anunciado el inicio de su habitual ofensiva anual, un camión bomba a primera hora de la mañana explotó en una zona de aparcamientos y tiendas de reparación de vehículos situada en un área de alta seguridad de la capital afgana. El lugar, anexo al destacamento encargado de la seguridad de altos oficiales de las Fuerzas Armadas y del Gobierno, se convirtió en una sangría de muertos y heridos, en su mayor parte civiles.

El jefe del Departamento de Emergencias del Ministerio de Interior, Homayoon Aini, indicó que el atentado iba dirigido contra el Directorio Nacional de Seguridad de Afganistán (NDS), los servicios de inteligencia afganos.

Otro atacante inició a continuación un tiroteo y fue abatido media hora después por las fuerzas afganas. El atentado se saldó con más de 30 muertos y 300 heridos, de los que 180 quedaron ingresados en hospitales, de acuerdo con el último balance de las autoridades afganas.

Los talibanes reivindicaron el atentado y afirmaron en un comunicado que un tercer atacante pudo huir. Los insurgentes indicaron que sólo hubo civiles heridos al ser alcanzados por cristales rotos, ninguno de ellos grave. "Este ataque fue el mayor golpe y deja un mensaje crucial a los invasores y su secuaz", añadieron en alusión a las tropas extranjeras desplegadas en el país y al Gobierno de Gani.

Abdulá declaró a periodistas durante una visita al lugar del atentado que los talibanes "intentaron con este ataque suicida vengar su derrota" en otras partes del país. Las autoridades afganas aseguran haber contenido a los insurgentes en los ataques que han lanzado en la última semana en al menos 13 de las 34 provincias afganas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios