Desbandada en el Partido Laborista

  • Nueve miembros del equipo de Jeremy Corbyn dimiten en protesta por su gestión de la campaña

Crisis en el centroizquierda británico. Nueve portavoces del Partido Laborista dimitieron ayer en protesta por la falta de liderazgo de Jeremy Corbyn, renuncias que provocan un importante problema en la principal formación opositora del Reino Unido tras el referéndum del pasado jueves.

Las dimisiones, que se anunciaron de forma concertada a lo largo de ayer, se suman a la marcha del portavoz de Exteriores, Hilary Benn, que fue destituido en la noche del sábado por el propio Corbyn tras confirmarse que promovía un golpe interno para derrocarlo.

"Por mucho que respete tus principios, no creo que estés capacitado para dar a tu país las respuestas que necesita y creo que es necesario un cambio de liderazgo a la hora de formar un nuevo Gobierno", explicó en un comunicado la portavoz de Sanidad laborista, Heidi Alexander, una de las nueve figuras del equipo de Corbyn que abandonan la nave.

Las dimisiones, de forma concertada, se suman a la marcha del portavoz de Exteriores, Hilary Benn, que fue destituido el sábado por la noche por el líder tras confirmarse que promovía un golpe interno para derrocarlo.

Los diputados que dimitieron ayer son la portavoz de Sanidad, Heidi Alexander; la de Educación, Lucy Powell; el de Medioambiente, Kerry McCarthy; la de Transporte, Lilian Greenwood; el portavoz para Escocia, Ian Murray; de Justicia, Charles Falconer; para Irlanda del Norte, Vernon Coaker; y las responsables del Tesoro, Seema Malhotra; y de Juventud, Gloria de Piero.

Por contra, defendieron al líder, elegido en septiembre con el apoyo arrollador de las bases laboristas, el portavoz de Economía, John McDonnell, y la titular de Cooperación Internacional, Diane Abbott, viejos aliados del dirigente socialdemócrata. El portavoz de Interior, Andy Burnham, dijo también que no piensa participar en un golpe porque "no tiene sentido sumirse en una guerra civil" cuando el país está sumido en la incertidumbre tras el Brexit.McDonnell, además insistió en que Corbyn no piensa a dimitir y aseguró a los diputados rebeldes que si fuerzan otro concurso por el liderazgo, volverá a presentarse y posiblemente a ganar, pues tiene el apoyo de la militancia.

Corbyn, de 66 años y que defiende un programa contra la austeridad, cuenta además con el apoyo de los principales sindicatos del país, que instaron al partido a unirse en torno al líder para luchar contra el dividido Gobierno conservador.

Los diputados dimisionarios acusan a Corbyn de haber tenido un pobre papel en la campaña del referéndum sobre la salida de la UE, si bien llevan cuestionando su liderazgo desde que fue elegido en septiembre con el apoyo popular pero sin la confianza del grupo parlamentario, políticamente más a la derecha.

El grupo de diputados laboristas debatirán mañana una moción de confianza a Corbyn presentada por dos diputadas, y seguramente se celebre una votación secreta entre los parlamentarios, aunque el resultado no es vinculante. Según las normas de la formación, es posible poner en marcha una nueva disputa por el liderazgo laborista si al menos 50 diputados apoyan a un nuevo candidato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios