EEUU busca la cooperación china para poner freno a las amenazas norcoreanas

  • Las embajadas desoyen las sugerencias de evacuación de su personal que les ha hecho Pyongyang

Washington intenta que el nuevo Gobierno chino de Xi Jinping colabore para rebajar las amenazas de su aliado norcoreano y permita poner fin a una escalada de tensión que sigue aumentando con las indicaciones de que Pyongyang ha desplegado misiles en su costa este.

Según indicó ayer el diario The New York Times, el presidente estadounidense, Barack Obama, mantuvo recientemente una conversación con el nuevo presidente chino, Xi Jinping, y la Casa Blanca considera que Pekín ha moderado su postura de apoyo a Corea del Norte y su líder, Kim Jong-un.

Pekín ha mantenido una postura de tibieza y moderación en la crisis norcoreana actual, pese a que Estados Unidos ha desplegado interceptores de misiles y desplazado bombarderos estratégicos en las maniobras militares conjuntas que desarrolla desde marzo en Corea del Sur con sus aliados en Seúl.

En entrevista con el diario, el asesor de seguridad de la Casa Blanca, Tom Donilon, consideró que la postura de China con la llegada de su nuevo Gobierno "está evolucionando", aunque otros expertos estadounidenses creen que se debe mantener la cautela.

La propuesta de Corea del Norte de evacuar al personal de las embajadas extranjeras en Pyongyang no tuvo ayer respuesta por parte de las sedes diplomáticas, que optaron por mantener a sus representantes.

"Ninguna misión extranjera se ha preparado para abandonar" la capital del país, informaron ayer fuentes gubernamentales de Seúl, un día después de que Pyongyang propusiera a las embajadas evacuar al personal, al no poder garantizar su seguridad en caso de conflicto bélico a partir del próximo 10 de abril.

La fecha dada por Corea del Norte no parece aleatoria, ya que expertos surcoreanos creen que el régimen podría lanzar a modo de prueba un misil con motivo del aniversario, el 15 de abril, del nacimiento de Kim Il-sung, fundador del país y abuelo del actual dirigente, Kim Jong-un.

La mayoría de los gobiernos extranjeros "ven el mensaje como una estrategia para elevar la tensión en la península coreana", añadieron las fuentes, en línea con la opinión mayoritaria de los analistas, que creen que el país comunista busca aumentar la presión para reforzar su unidad interna y su posición exterior.

La inusualmente prolongada etapa de amenazas nucleares iniciada a principios de marzo por el imprevisible régimen norcoreano provocó ayer además rumores sobre el posible despliegue de aviones no tripulados Global Hawk de EEUU y Japón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios