EEUU incluye a dos empresas chinas en sus nuevas sanciones a Corea del Norte

  • El Gobierno de Trump anuncia la imposición de medidas de castigo a nueve entidades y 16 individuos por su relación con el régimen

  • Insiste en que Pekín debe actuar con más firmeza

El Gobierno estadounidense anunció ayer la imposición de nuevas sanciones económicas contra nueve entidades, entre ellas dos chinas, y 16 individuos, varios de ellos radicados en Rusia y China, por su respaldo al programa nuclear de Corea del Norte y la violación de las resoluciones de Naciones Unidas.

"El Tesoro continúa apuntando sistemáticamente a individuos y entidades que financian el régimen de (el líder norcoreano) Kim Jong-Un y su programa militar, incluidos funcionarios cómplices con las tramas de evasión de sanciones de Corea del Norte", dijo Steven Mnuchin, secretario del Tesoro, en un comunicado.

El jefe del Pentágono agradece en Vietnam su apoyo a unas sanciones que les perjudican

Entre las empresas sancionadas figuran Beijing Chengxing Trading Co. y Dandong Jinxiang Trade Co., que supuestamente exportaron casi 70 millones de dólares en bienes a Corea del Norte entre 2013 y 2017.

Gran parte de los individuos señalados trabajan para Korea Ryonbong General Corporation, centrada en la adquisición de suministros de defensa para el régimen de Kim, y que están destinados en varias ciudades rusas y chinas.

Con esta medida del Tesoro, quedan prohibidas las transacciones financieras de ciudadanos de EEUU con estos individuos y entidades y se congelan los activos que puedan tener bajo jurisdicción estadounidense.

La ONU endureció a finales de diciembre sus sanciones contra el régimen de Pyongyang, limitando aún más su acceso a productos petroleros, vetando sus exportaciones en varios sectores y forzando a regresar al país a ciudadanos que trabajan fuera.

Las medidas fueron una reacción al lanzamiento a finales de noviembre de un misil balístico de largo alcance, un tipo de proyectil que sería capaz de golpear cualquier punto del territorio continental de EEUU.

Washington fue el gran impulsor de las nuevas sanciones y obtuvo el respaldo unánime de los otros miembros del Consejo de Seguridad, incluidos China y Rusia.

Donald Trump ha insistido de manera reiterada en que China, principal interlocutor de Pyongyang, debe hacer más para aplicar de manera eficiente estas sanciones internacionales.

Por su parte, el secretario de Defensa norteamericano, James Mattis, agradeció ayer a Vietnam el apoyo a las sanciones de la ONU contra Corea del Norte a pesar de repercutir en una pérdida comercial para Hanoi. Mattis, quien llegó ayer a la capital vietnamita, alabó el liderazgo y ejemplo del Gobierno comunista, antaño enemigo pero ahora aliado en la región.

La relación entre Vietnam y Corea del Norte, que durante años se mantuvo cercana ya que ambos estaban bajo la influencia de la Unión Soviética, se enfrió el año pasado por la participación de una vietnamita en el asesinato de Kim Jong-nam, hermano mayor del líder norcoreano en el aeropuerto de Kuala Lumpur.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios