El Ejército colombiano encuentra pruebas de que Betancourt está viva

Sentada, con las manos unidas y la mirada baja al frente de unas rústicas tablas que pretenden ser una mesa. La extrema delgadez deja entrever la difícil vida en la selva. Así es la imagen que se conoció ayer de la ex candidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt, que es rehén de la guerrilla de las FARC desde febrero de 2002.

Las pruebas de supervivencia de 17 secuestrados por ese grupo produjeron conmoción, aunque desde hace algún tiempo se rumoreaba que éstas se conocerían antes de mañana, apenas unos días después de que terminara la mediación que cumplía el presidente venezolano, Hugo Chávez, en busca de un canje entre rehenes y rebeldes presos.

Los vídeos, cartas y fotografías estaban en poder de un hombre y dos mujeres que fueron capturados en una acción del Ejército que sorprendió a los propios militares, que inicialmente pensaban que a quienes perseguían desde hacía tres semanas tenían explosivos para cometer atentados.

Al entrar al cuarto de un hotel de Bogotá, las autoridades se toparon con las pruebas de supervivencia de Betancourt, de los estadounidenses Mark Gonsalves, Kein Stambler y Thomas Howes, el ex senador Luis Eladio Pérez y varios militares y policías, algunos de ellos secuestrados hace casi diez años.

Las primeras imágenes fueron transmitidas ayer por la televisión y los familiares de los rehenes casi no lo podían creer. Hubo lágrimas de emoción tanto en la acomodada casa bogotana de la familia Betancourt como en las humildes viviendas campesinas de los militares y policías.

El factor común en todos los casos fue la mezcla de la felicidad por saber que sus seres queridos siguen vivos, pues las pruebas están fechadas entre el 23 y el 24 de octubre pasado, y de la tristeza y angustia por las condiciones en que se encuentran.

Betancourt aparece ensimismada, lo que para el politólogo Vicente Torrijos es una muestra del repudio que siente por lo que está viviendo. La imagen es muy diferente a las anteriores pruebas de supervivencia en las que hablaba con energía, como acostumbraba en sus acaloradas intervenciones en el Senado.

El ex senador Pérez es otro que no levanta la cabeza. Su esposa Ángela cree saber por qué. "No quiso mostrar su rostro, yo lo conozco y sé que lo que quiere decir es no me utilicen más, respétenme, yo soy un hombre con dignidad, y esa actitud me gusta, me parece que conserva su carácter".

La madre de Betancourt, la ex congresista Yolanda Pulecio, no pudo contener las lágrimas y pidió al presidente colombiano, Álvaro Uribe, que restablezca una mediación internacional para que termine el drama de los secuestrados.

"Me duele que la mediación haya sido rota. Le pido al presidente Uribe que deje su orgullo, el odio y los deseos de violencia y recapacite. Que mire la imagen de Ingrid y piense que es una hija suya. Haga algo, se lo suplico", pidió.

Por su parte, el francés Fabrice Delloye, ex esposo de la dirigente política secuestrada, declaró desde su país a la radio colombiana que se siente satisfecho al conocer las imágenes, pero apenado por verla tan triste y delgada.

"Es una cosa fabulosa saber que está viva, pero la vi tan flaca, con una mirada tan triste, que me da tanta pena por mis hijos y por todos aquellos que la queremos tanto", afirmó. Lorenzo, uno de los hijos de ambos, manifestó haber sentido un "alivio increíble" cuando se enteró por las noticias del hallazgo de las pruebas de vida, pero que se sintió mal cuando vio en qué estado está confinada su madre.

"Mamita: no estés tan triste. Eres una madre magnífica. Te juro que vamos a hacer todo lo posible para sacarte de ahí", declaró el joven, absolutamente convencido de que la ex candidata presidencial le escuchaba por la radio.

Uribe dio por terminada la semana pasada la mediación que desde agosto realizaban Chávez y la senadora colombiana Piedad Córdoba en busca de un acuerdo para canjear a cerca de 50 rehenes de las FARC por al menos medio millar de guerrilleros presos. El mandatario argumentó que los mediadores no guardaron prudencia y permitieron un "show" de los rebeldes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios