El Ejército libanés se despliega en Beirut tras los disturbios que causaron 9 muertos

  • La vigilancia se intensifica especialmente en los barrios chiíes tras la ola de violencia

Las tropas del Ejército libanés se desplegaron ayer en Beirut, intensificando la vigilancia especialmente en los barrios chiíes del sur, después de que las protestas del domingo causaran finalmente nueve muertos.

Fuentes hospitalarias elevaron ayer la cifra de heridos a 49. Las protestas, lideradas por jóvenes miembros de los movimientos chiíes y prosirios Amal y Hezbolá, criticaban los frecuentes cortes de electricidad.

El conflicto estalló cuando jóvenes del barrio chií de Mar Michial comenzaron a quemar coches y lanzar piedras y granadas en el vecino barrio cristiano de Ain Rumneh. Entonces, las fuerzas de seguridad dispararon al aire para dispersar a los alborotadores, pero por el momento se desconoce de dónde proceden los disparos que mataron a los manifestantes, según asguraron fuentes del ejército.

Ayer cientos de chiíes se congregaron para enterrar a seis de los fallecidos, cuyos ataúdes estaban cubiertos con las banderas verdes del movimiento Amal. La multitud exigía una investigación de lo sucedido.

El primer ministro libanés, Fuad Siniora, declaró luto oficial durante toda jornada de ayer. Además, las escuelas y universidades permanecen cerradas con el fin de evitar un nuevo brote de violencia.

"Es un momento de gran tristeza. Nuestro país está atravesando su etapa más peligrosa", aseguró Siniora.

Los políticos antisirios, por su parte, manifestaron su preocupación por que la oposición pueda valerse del apoyo de Siria e Irán para derrocar al Gobierno prooccidental con este tipo de acciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios