Escocia despliega una estrategia para no salir de la UE y Rajoy no atiende su deseoLos 'tories' abren la pugna interna para sustituir a Cameron

Los principales líderes de la Eurocámara se mostraron ayer dispuestos a escuchar el deseo de Escocia de permanecer en la Unión Europea (UE) en una serie de encuentros en los que la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, subrayó su posición respecto al referéndum británico. Además de verse con el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, en un encuentro que calificó de "introductorio" y en el que insistió en el deseo de Escocia de permanecer en la Unión, Sturgeon se reunió con todos los líderes de los grupos europeos.

El Parlamento mostró su "simpatía" por el pueblo escocés, que se pronunció abultadamente en favor del sí a la permanencia, pero subrayó que se trata de un tema interno y que el debate sobre el futuro de Escocia en el Reino Unido y en la UE debe producirse "primero a nivel interno".

Más crudeza con las intenciones escocesas mostró el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, quien quiso dejar claro que "si el Reino Unido se va, Escocia también se va" y se mostró "radicalmente" en contra de que Escocia tenga "ninguna" competencia para negociar con la UE en este proceso de divorcio.

"Las competencias de Escocia para negociar con la UE en eso son ninguna. El Gobierno español se opone a que estas negociaciones [para la salida del Reino Unido] se hagan con alguien distinto al Gobierno del Reino Unido", que debe ser "el único interlocutor", señaló Rajoy.

Sturgeon respondió a estas reflexiones de Rajoy. "No me sorprende en este momento, estamos en una etapa temprana. Pero mi viaje ha sido efectivo y estoy deseando continuar estas conversaciones en el futuro".

El antiguo ministro de Defensa y acérrimo euroescéptico Liam Fox confirmó ayer su candidatura al liderazgo del Partido Conservador británico y al puesto de primer ministro, en sustitución de David Cameron. Lo hizo poco después de que lo hiciera su correligionario Stephen Crabb, actual ministro de Trabajo y Pensiones. Los diputados tories tienen hasta el mediodía local de hoy para presentar sus candidaturas en las elecciones internas a la dirección, que acabarán con el nombramiento, el 9 de septiembre, del nuevo jefe del Gobierno, quien deberá negociar con la UE los términos del Brexit.

Se espera que en las próximas horas se postulen más aspirantes, entre los cuales se prevé que estarán el exalcalde de Londres Boris Johnson, líder oficioso de la campaña por la salida de la UE en el pasado referéndum, y la ministra británica del Interior, Theresa May. También se barajan los nombres de la titular de Educación, Nicky Morgan, y el responsable de Sanidad, Jeremy Hunt, si bien todavía no se ha confirmado.

Mientras tanto, Cameron arremetió ayer contra el líder laborista Jeremy Corbyn al sumarse a los llamamientos para que dimita. "Por amor de Dios, váyase", le espetó el premier en un encendido careo en el Parlamento, en el que intento sacar rédito de la crisis. El primer ministro conservador emplazó a Corbyn a "reflexionar" sobre su papel en la campaña del referéndum del 23 de junio, en la que el laborista defendió la permanencia. "Dice que se esforzó... No me gustaría verle cuando no lo intenta", ironizó Cameron.

"Puede ser del interés de mi partido que se siente ahí [en el banco de la oposición], pero no es del interés nacional, y yo le diría: por amor de Dios hombre, váyase", prorrumpió el primer ministro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios