España propone un pacto UE-África para vencer la inmigración ilegal

  • Zapatero aboga por un plan basado en tres ejes: escolarización, empleo e infraestructuras · Sócrates confía en abrir una "página completamente nueva" en las relaciones entre Europa y los países africano

El reto y el drama de la inmigración así como el respeto a los derechos de los africanos que piden hablar de igual a igual con los países europeos centró el inicio de la Cumbre UE-África, un encuentro de más de 65 jefes de Estado y Gobierno y 80 delegaciones.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, propuso ayer durante su intervención un "pacto euroafricano de inmigración" basado en tres ejes: la escolarización, la generación de empleo y la construcción de infraestructuras que dinamicen el tejido social y económico de los países origen de la inmigración.

Zapatero fue el orador europeo encargado de abordar la cuestión de los flujos migratorios mientras que por la parte africana lo hizo el líder libio Muamar Gadafi.

El presidente español subrayó que la inmigración ilegal es el resultado de un "fracaso colectivo" y produce "ciudadanos vulnerable" tanto a las mafias como a los abusos en los países de acogida.

Por ello, dijo que "la única política honesta" será "la que establezca canales legales para los flujos migratorios" ya que la llegada legal de personas es un "camino de esperanza y oportunidades de doble dirección".

Zapatero dijo que hay que ser "implacables" contra las mafias que trafican con personas, que Europa debe liderar la lucha contra el racismo y la xenofobia "dentro de casa" y que el pacto euroafricano tiene que incorporar instrumentos para evitar la fuga de cerebros de África e incentivar los retornos.

"La UE no ha estado a la altura de las circunstancias", afirmó, por eso ahora la Unión debe ser el "principal aliado de África".

Según sus datos, en España hay 812.000 inmigrantes africanos legales pero se estima que la cifra de indocumentados asciende a los diez millones en toda Europa.

El presidente español aseguró que esta cumbre inaugura una nueva etapa de relaciones con África y abogó por cumplir con los Objetivos del Milenio. "Sin la mejora sustancial de África el resto de las sociedades no podrán alcanzar la plena dignidad" ya que millones de africanos, "jóvenes en su mayoría, se ven obligados a emigrar" porque no hay oportunidades en sus países.

Asimismo, recordó que mientras África es el continente más pobre, Europa es el más rico, que la esperanza de vida en el primero es de 46 años mientras entre los europeos es del doble y que cada día mueren 2.800 muertos por la malaria.

El anfitrión de la cumbre, el presidente de turno de la Unión Europea, José Socrates, dijo ayer que aspira a abrir una "página completamente nueva" en las relaciones entre los dos continentes. Y su homólogo de la Unión Africana, John Kufuor, confió en que esta nueva etapa "corrija la injusticia" que supuso la esclavitud y el colonialismo.

Sócrates subrayó la importancia de "quedarnos indiferentes" ante el "drama de la inmigración desesperada", una cuestión que debe ser una "prioridad". Por ello, apostó por aprobar una "estrategia conjunta" que favorezca la inmigración legal y promueva una "integración digna".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios