Exhuman los restos de Neruda para investigar si lo asesinaron

  • Un juez investiga las acusaciones del antiguo chófer del poeta, que denunció que había sido asesinado por agentes de Pinochet.

Comentarios 6

El juez Mario Carroza ha dirigido la exhumación de los restos mortales del poeta chileno Pablo Neruda para determinar si murió de cáncer, como establece la versión oficial, o asesinado. La urna con los restos del premio Nobel de Literatura fue extraída de la tumba donde fue enterrado, en la localidad costera de Isla Negra, donde permanecía sepultado junto a su tercera esposa, Matilde Urrutia. La exhumación duró apenas una hora gracias a que el tiempo y las condiciones en que se llevaron a cabo los trabajos fueron mejores de lo que se esperaba, y el acceso fue expedito, toda vez que el féretro de Neruda estaba separado del de Matilde Urrutia.

Tras la rotura de la urna y el análisis con rayos X, los restos fueron enviados a la sede en Santiago del Servicio Médico Legal (SML), dijo a los periodistas el director de este organismo, Patricio Bustos, que no precisó cuándo se sabrá si Neruda fue asesinado, aunque fuentes del organismo han señalado que los análisis podrían durar unos tres meses. Algunas muestras podrían ser enviadas al extranjero para su análisis, dijo Bustos, que aseguró a los periodistas que se han recibido ofertas desde Suiza, Canadá y Suecia.

"Hemos estado en esta situación durante un tiempo breve y ahora nos trasladamos a Santiago con la urna", dijo a los periodistas el juez Mario Carroza, quien confirmó que los restos del poeta y los de su mujer, Matilde Urrutia, fallecida en 1985, se encontraban "en urnas separadas y en buen estado". "Se harán todas las pericias necesarias y se podrá, a través de peritos, determinar las causas de la muerte del poeta. Los peritos deben trabajar el tiempo necesario con tal de que se conozcan las causas (de la muerte)", subrayó.

El director del SML, Patricio Bustos, destacó que el tiempo y condiciones en las que se realizó la exhumación "fueron mejores que las que podríamos haber supuesto" y consideró "muy importante desde el punto de vista pericial" que los cuerpos hayan estado en nichos separados. "Los peritos trabajaron cumpliendo todas las medidas de seguridad que corresponden, para evitar todo tipo de intervención, de contaminación. Se extrajo la urna completa", indicó el funcionario. Añadió que Rodolfo Reyes, sobrino del poeta, identificó la inscripción que se encontraba en el ataúd, por lo que "el tema identificatorio está completamente resuelto". Enfatizó que lo más importante en los análisis será encontrar la presencia de tóxicos, advirtiendo que "no hemos contado con fichas clínicas o biopsias que podrían haber ayudado a avanzar en el ámbito pericial y judicial".

La diligencia fue ordenada por el juez Carroza en el marco de una querella presentada en mayo de 2011 para esclarecer si el poeta murió a causa de un cáncer o asesinado con una inyección letal. La querella la presentó el Partido Comunista (PC) de Chile, por medio del abogado Eduardo Contreras, después que el antiguo chófer de Neruda, Manuel Araya, asegurase en una entrevista que el ganador del Premio Nobel de Literatura en 1971 había sido asesinado por agentes de la dictadura de Augusto Pinochet.

Neruda (1904-1973) murió en una clínica de Santiago el 23 de septiembre de 1973, días después del golpe militar que encabezó Augusto Pinochet para derrocar al presidente Salvador Allende. Testigos de la exhumación fueron el presidente del PC, Guillermo Teillier, el abogado Contreras, el chófer Manuel Araya, algunos familiares del poeta y representantes de la Fundación Pablo Neruda, institución que rechazó la exhumación por considerar que el vate murió de cáncer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios