El FBI, cuestionado por no haber seguido a Tsarnaev antes de atentar en Boston

  • El sospechoso fallecido fue investigado en 2011 a petición de Rusia, pero el caso se cerró, decisión que han reprochado los republicanos al Gobierno.

Varios congresistas republicanos han cuestionado al FBI por haber cerrado una investigación iniciada en 2011 a petición de Rusia sobre Tamerlan Tsarnaev, el mayor de los dos hermanos de origen chechén sospechosos de los atentados cometidos en la maratón de la ciudad estadounidense de Boston. El legislador republicano Tom Cotton dijo en la cámara baja que la política antiterrorista del Gobierno estadounidense no está funcionando.

En la misma línea, el senador del mismo partido Charles Grassley criticó el martes en la cámara alta la falta de cooperación entre la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) en el seguimiento a Tamerlan Tsarnaev, de 26 años, quien murió tras los atentados en una operación policial. Su hermano Dzhokhar Tsarnaev, de 19 años, hospitalizado aunque estable tras un tiroteo con la policía, está acusado de ser coautor de los ataques con bombas que mataron a tres personas e hirieron a 280, por lo que puede ser condenado a muerte o la de prisión de por vida sin posibilidad de libertad anticipada.

El FBI "no hizo lo suficiente" para comprobar los antecedentes de Tsarnaev y el DHS falló a la hora de comunicar sus preocupaciones acerca del joven, denunció Grassley ante el Senado. "Creo que hay un montón de preguntas sin respuesta y tenemos que llegar al fondo de esto", opinó el senador.

En marzo de 2011 el FBI recibió una petición de Rusia para entrevistar a Tamerlan por considerarlo "un seguidor radical del islam". Según el FBI, en esa investigación no encontró nada sospechoso ni indicios de actividad terrorista, y, además, Rusia no respondió a una petición de información adicional. El FBI afirma también que no sabía que Tamerlan pasó varios meses en 2012 en Daguestán, una región rusa del Cáucaso Norte donde residen sus padres, supuestamente por un error de ortografía en una base de datos que coteja los vuelos que salen de EEUU con una lista de posibles terroristas. El DHS sí conoció la salida de Tamerlan de EEUU en un vuelo con destino a Moscú pero no de su regreso, porque su ficha había caducado al cerrar el FBI su expediente.

El senador republicano James Risch, sin embargo, defendió en declaraciones a la CNN la actuación del FBI, y argumentó que esa agencia no encontró "señales de advertencia" sobre Tamerlan cuando fue entrevistado en 2011. Los jefes del FBI y del DHS ofrecieron el martes información a puerta cerrada sobre el caso ante los comités de Inteligencia del Senado y de la Cámara de Representantes. El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, también insistió en que el FBI hizo una investigación "a fondo" sobre Tamerlan en 2011 "y no encontró ninguna actividad terrorista, nacional o extranjera". "Tenemos que dejar que la investigación se desarrolle y hacer evaluaciones cuando conozcamos todos los hechos", pidió el portavoz del presidente de EEUU, Barack Obama.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios