Franco Marini renuncia al mandato de formar Gobierno

  • El presidente del Senado ha presentado su renuncia al no haber encontrado consenso entre las fuerzas políticas para cambiar la ley electoral

El presidente del Senado, Franco Marini, presentó el lunes al Jefe del Estado, Giorgio Napolitano, su renuncia al mandato de formar Gobierno al no haber encontrado consenso entre las fuerzas políticas para cambiar la ley electoral.

Ahora Napolitano tendrá que decidir si disolver las Cámaras y convocar elecciones anticipadas (la legislatura terminaba 2011), que parece lo más probable, o intentar una nueva mediación con los partidos políticos.

Según los medios de comunicación italianos, Napolitano no tiene otra opción, debido a la manifestada división de los políticos, de convocar elecciones, que probablemente adelanta se celebrarán el 6 ó el 13 de abril.

Marini explicó que, a pesar de que la mayor parte de las fuerzas políticas con las que se ha entrevistado se mostraban partidarias de cambiar la ley electoral, no existe "una significativa mayoría sobre cómo puede ser el nuevo sistema de voto que adoptar".

Y añadió que "con pesar" tenía que comunicar la "imposibilidad" de formar un Gobierno para reformar el sistema electoral, aunque consideraba que cambiar la ley "era algo necesario para el país".

El pasado 30 de enero, Napolitano encargó a Marini que "explorase" si los partidos estaban dispuestos a apoyar un Gobierno transitorio que cambiase la ley electoral antes de ir a las urnas, como salida a la crisis abierta tras la dimisión del primer ministro, Romano Prodi.

Durante estos días, Marini ha escuchado a todas las fuerzas políticas, -excepto a la ultraderechista y federalista Liga Norte que se negó a acudir a las consultas- a los representantes sindicales y de los empresarios, así como al comité organizador del referéndum, ya aprobado, para cambiar la ley electoral.

Desde las primeras consultas, se vio que la misión de Marini era prácticamente imposible ya que los partidos mantuvieron sus posiciones inamovibles, eliminando cualquier margen de éxito.

La mayoría del centroizquierda se mostró partidaria de un Gobierno interino para cambiar la ley electoral, mientras la gran parte del centroderecha pidió comicios anticipados.

Marini había sostenido que su misión era la de formar un Gobierno interino que tuviese una amplia mayoría, pero hoy tras el rechazo del ex primer ministro y líder de Forza Italia, Silvio Berlusconi, y de su aliado Gianfranco Fini, secretario de la derechista Alianza Nacional, se esfumaron todas las posibilidades.

Berlusconi, que aseguró que según los sondeos su coalición cuenta con entre 10 y 16 puntos de ventaja, expresó hoy a Marini que está dispuesto a dialogar sobre reformas, pero "sólo después de las elecciones".

Por su parte, Walter Veltroni, líder del Partido Demócrata, columna vertebral de la coalición que sostuvo a Prodi, dio hoy a Marini para formar un Gobierno interino que en tres meses reforme el sistema electoral y convocar luego elecciones.

Ahora la decisión está en manos de Napolitano, que en un comunicado agradeció a Marini "el alto sentido de responsabilidad con el que ha realizado el mandado".

Napolitano no ha dicho cuando comunicará su decisión, aunque probablemente lo haga mañana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios