Gaza se sitúa al borde de una crisis humanitaria por el asedio israelí

  • El ministro de Defensa judío autorizó ayer como medida puntual la entrada de combustible para la planta eléctrica de la Franja · Hamas asegura que seguirá con la lucha a pesar del bloqueo

Comentarios 0

Más de la mitad de la población de Gaza continuaba ayer sin electricidad por la decisión de Israel de bloquear la Franja en represalia a los ataques palestinos, una medida que ha despertado el temor a una crisis humanitaria.

Ante esta situación y el ruego de la comunidad internacional, el ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, autorizó ayer la entrada de combustible para la principal planta eléctrica de Gaza, así como suministros médicos a la Franja a partir de hoy, informó un portavoz.

Según medios electrónicos israelíes, la medida será puntual y fue adoptada por el titular de Defensa después de analizar la situación en la Franja de Gaza.

La única planta eléctrica de Gaza, que dejó de operar al agotar sus reservas de fuel, es la responsable de cubrir un tercio del consumo eléctrico en la Franja, por lo dejó a oscuras toda la zona.

El combustible no pudo llegar a la población porque Israel mantiene cerrados desde el jueves todos los pasos fronterizos, incluso para los contingentes humanitarios.

Productos alimentarios básicos, combustible para la central eléctrica y las gasolineras, y medicamentos no entran desde el domingo en Gaza, donde reina la incertidumbre ante las consecuencias del bloqueo.

Altos mandos militares israelíes reconocen en la edición de ayer de The Jerusalem Post que la comida comenzará a escasear a mediados de semana y, quizás, también las medicinas. Por esto, la población hace largas colas en torno a las panaderías, mientras que los hospitales temen que el apagón les impida funcionar.

"Tenemos que elegir entre cortar la electricidad a los bebés en la sección de maternidad, en la de operaciones cardíacas o dejar de emplear algunas habitaciones", advirtió el responsable del servicio de emergencias del Ministerio palestino de Sanidad, Mowiya Hasanín.

El apagón afecta al tercio norte de la Franja, el más densamente poblado y donde se encuentra la capital, ciudad de Gaza.

Fuera y dentro de Israel las voces se multiplican para advertir del riesgo de que el cerco desencadene una crisis humanitaria, pero el Ejecutivo hebreo acusa a Hamas de exagerar la situación para presentarse como víctimas.

"Hamas está agravando la crisis en Gaza para dirigir presión directa contra Israel", aseguró el primer ministro israelí, Ehud Olmert, al jefe de la diplomacia holandesa, Maxime Verhagen, según dicen los medios locales.

Olmert advirtió que "de ninguna forma mi país dejará que la vida en Gaza sea cómoda y agradable", aunque matizó que no permitirá que la Franja caiga en una crisis humanitaria.

"Estamos tratando de golpear sólo a aquellos implicados en el terrorismo, pero también señalando a la población en Gaza, que no puede ser liberada de su responsabilidad en la situación", agregó el primer ministro israelí.

A pesar de la grave situación de asedio, el movimiento Hamas seguirá adelante con la resistencia frente a Israel según afirmó ayer el jefe más influyente de la organización radical palestina en este territorio, Mahmoud Zahar.

"Os prometemos que continuaremos en el camino de la yihad (guerra santa) y la resistencia, cualesquiera sean los sacrificios y los sufrimientos, y así hasta la victoria o el martirio", afirmó Zahar, quien perdió un hijo el martes en un ataque israelí contra Gaza.

En su opinión, los países árabes e islámicos "deben estar a la altura de sus responsabilidades para apoyar a nuestro pueblo enlutado y no abandonarlo a los sionistas y a la injusticia estadounidense".

Esta situación ha provocado las reacciones de todo tipo de organismos así como de muchos países, que coinciden en pedir a Israel que acabe con el bloqueo de las fronteras y a Hamas que acabe con el bombardeo de cohetes artesanales contra los israelíes.

más noticias de MUNDO Ir a la sección Mundo »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios