Hillary apuraba sus opciones

  • Varios medios de comunicación vaticinaban que Clinton reconocería la pasada madrugada la victoria de Obama · El jefe de campaña de la senadora se apresuró a desmentir los rumores de su retirada

Durante la tarde de ayer, todos los indicios apuntaban a que la aspirante demócrata, Hillary Clinton, anunciaría durante un discurso previsto para la pasada madrugada en Nueva York, que se retiraba de las primarias, reconociendo la candidatura de Barack Obama a la Casa Blanca.

Sin embargo, la ex primera dama, horas antes de su comparecencia pública, desmentía a través de su jefe de campaña, Terry McAucliffe, las especulaciones sobre su posible abandono.

La rumorología se activó con las declaraciones del lunes del ex presidente Bill Clinton, marido de la senadora por Nueva York, que acudió a la contienda electoral de ayer diciendo que "éste puede ser el último día en el que estoy involucrado en una campaña de este tipo", dando así pábulo a quienes veían en los comicios de Dakota del Sur y Montana el punto de inflexión en sus hasta ahora irreductibles aspiraciones.

A ello se añadió una información de la agencia Associated Press que, citando fuentes de la campaña, dio por terminada la lucha de Clinton a efectos prácticos. En concreto, la información aseguraba que la senadora por Nueva York se disponía a anunciar anoche que su compañero y rival, Barack Obama, cuenta con los suficientes delegados para asegurarse la nominación y, por tanto, sólo le quedaba retirarse. No obstante, la ex primera dama evitaría confirmar el abandono de forma oficial, señalaba la agencia.

Apenas media hora después de que saltase la noticia que ratificaría el fin de meses de disputas, el director de la campaña de la política, Terry McAuliffe, salió al paso en declaraciones a la CNN y la agencia antes citada y aseguró que Clinton seguirá luchando por la candidatura presidencial del Partido Demócrata incluso después del fin del proceso de primarias del partido, que culminó ayer con las elecciones en los estados de Dakota del Sur y Montana.

El jefe de campaña de la senadora añadió que Clinton concentrará sus esfuerzos los próximos días en obtener el apoyo de los llamados superdelegados.

La senadora pidió a sus principales donantes y partidarios que la acompañasen en Manhattan, lo que llevó a algunos a aventurar el "adiós" de Hillary .

Por su parte, Obama sigue recaudando apoyos entre la élite del partido. Hasta el cierre de esta edición, las encuestas vaticinaban un triunfo del senador por Illinois en las dos primarias de ayer, las últimas de una larga carrera por la nominación demócrata. El ex presidente Carter anunció oficialmente que él y su familia apoyaban a Obama.

También el representante estadounidense James Clyburn, de Carolina del Sur, el tercer demócrata de mayor importancia en la Cámara de Representantes de EEUU y el miembro negro de más alto rango en el Congreso, respaldó a Obama ayer. "Hoy termina el proceso", explicó Clyburn al programa Today de la cadena NBC.

Sin contar con los 31 delegados que se disputaron ayer en dos estados en los que Obama es favorito, al senador le faltan unos 42 delegados de los 2.118 necesarios para convertirse en el primer candidato afroamericano de un partido político importante de EEUU. Clinton por su parte, necesitaría que cerca de 200 representantes que aún no han decidido el sentido de su voto la apoyen en la convención de agosto en Denver.

El senador de Illinois podría llegar a esa cifra en las próximas horas, dependiendo de la rapidez con que obtenga el respaldo de los cerca de 200 superdelegados no comprometidos, responsables del partido con libertad para apoyar a cualquier candidato. "Hay muchos superdelegados que están esperando las últimas contiendas, pero creo que tomarán decisiones con relativa rapidez después de ello", declaró ayer Barack Obama a los periodistas en Michigan.

Varios medios estadounidenses auguraban que Obama anunciaría su victoria sobre Clinton durante la noche de ayer (madrugada en España). También se rumoreaba que ambos ya están en contacto para que la senadora sea candidata a la vicepresidencia. Según fuentes del Congreso y la cadena NBC, la ex primera dama estaría dispuesta a aceptarlo si ello ayuda a unir el partido .

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios