Histórica sentencia en Perú por la matanza de La Cantuta

  • La condena a 35 años de cárcel al ex jefe de los servicios de información durante la era Fujimori complica el futuro al ex presidente, también juzgado por este caso

Una histórica sentencia a 35 años de cárcel dictada el martes contra el ex jefe de los servicios de información por la matanza de La Cantuta, de 1992, complicó el futuro del ex presidente peruano Alberto Fujimori, quien también es procesado por este caso.

La Primera Sala Anticorrupción de Perú condenó el martes al general retirado Julio Salazar Monroe, ex jefe del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN), quien había sido acusado por la fiscalía de los delitos de desaparición forzosa y homicidio calificado.

A pesar de que la fiscalía había pedido 30 años de cárcel, el tribunal presidido por la vocal Inés Villa Bonilla aumentó la condena al considerar a Salazar Monroe "autor mediato" (indirecto) al haber sido jefe del SIN cuando el grupo secuestró y asesinó a nueve estudiantes y un profesor de la universidad limeña La Cantuta.

La sala también sentenció a 15 años de cárcel, por los mismos delitos, a los ex integrantes del grupo militar encubierto Colina Orlando Vera Navarrete, Fernando Lecca Esquén y José Alarcón González, pero absolvió, por falta de pruebas, a los ex oficiales de la División de Fuerzas Especiales (DIFE) Carlos Miranda Balarezo, Julio Rodríguez Córdova y Aquilino Portella, además de a los ex supuestos integrantes de Colina Ángel Pino Díaz y Manuel Hinojosa.

La sentencia ratificó una resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que ordenó en 2006 que los implicados pagasen "50.000 dólares por cada padre, madre, cónyuge e hijo de las víctimas y 20.000 por hermano".

El tribunal estableció que no sólo está comprobada la existencia del grupo Colina, sino que funcionó "con consentimientos de los altos jefes militares" del aparato del Estado durante la gestión de Fujimori (1990-2000).

El ex gobernante, extraditado de Chile en septiembre, es procesado por la supuesta "autoría mediata" de los crímenes de La Cantuta y de la zona limeña de los Barrios Altos, donde fueron asesinadas 15 personas en 1991. Fujimori señaló el lunes, durante una audiencia de su juicio, que no fue consultado ni tuvo conocimiento del operativo militar encubierto que culminó en la matanza.

La sentencia emitida el martes precisó que el grupo Colina fue adscrito al Servicio de Inteligencia Nacional con la misión de eliminar a supuestos subversivos.

La masacre de la Universidad Enrique Guzmán y Valle, conocida como La Cantuta, fue cometida el 18 de julio de 1992, cuando los integrantes de Colina ingresaron en el recinto educativo y detuvieron a nueve estudiantes y un profesor. Las investigaciones judiciales y periodísticas, así como el informe presentado en 2003 por la Comisión de la Verdad, señalan que los detenidos fueron ejecutados y calcinados para enterrarlos en un paraje descampado a las afueras de Lima.

Por el caso también se juzga, todavía en proceso de instrucción, al ex asesor presidencial Vladimiro Montesinos, al ex comandante general del Ejército Nicolás Hermoza Ríos y a los ex oficiales Santiago Martín Rivas y Carlos Pichilingüe, considerados los jefes operativo y logístico del grupo Colina, respectivamente.

Además, se juzgará al ex militar Jesús Sosa Saavedra, detenido en Lima la semana pasada tras más de ocho años en la clandestinidad y acusado de ejecutar de manera extrajudicial a unas 30 personas y luego quemar sus cuerpos, lo que le valió el apelativo de kerosene.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios