Hollande promete mano dura contra los corruptos tras la imputación de un ex ministro

  • El presidente francés asegura que no protegió a Cahuzac para que ocultara fondos en Suiza

El presidente de Francia, François Hollande, prometió ayer nuevas medidas para evitar la corrupción política en Francia después de que el ex ministro de Presupuesto Jérome Cahuzac confesara tener una cuenta no declarada en Suiza y fuera imputado por fraude fiscal.

El jefe del Estado se dirigió a los franceses para garantizar que "la ejemplaridad de los responsables públicos será total" y para anunciar que el Gobierno preparará un proyecto de ley para que ningún político condenado por corrupción o fraude fiscal pueda volver a ejercer un cargo público.

En una breve declaración televisada y grabada previamente, Hollande avanzó también que reforzará el control sobre el patrimonio de los ministros y los parlamentarios y los conflictos de intereses entre lo público y lo privado, además de reformar el Consejo Superior de la Magistratura para dotarle de mayor independencia.

El presidente de Francia, que prometió durante su campaña electoral una "República irreprochable", dijo que la actuación del ex ministro representa una "falta moral imperdonable" y aseguró solo se enteró ayer de las mentiras de Cahuzac, cuando éste confesó ser titular de una cuenta no declarada en el extranjero con unos 600.000 euros.

Hollande, que dejó el caso en manos de la Justicia francesa, aseguró además que el ex responsable de Presupuesto "no se benefició de protección alguna" más allá de la "presunción de inocencia" desde que el periódico digital Médiapart publicara el pasado diciembre que Cahuzac tenía una cuenta no declarada en Suiza.

Hasta esa inesperada confesión, y desde su puesto de ministro, Cahuzac había reiterado categóricamente incluso ante la Asamblea Nacional que nunca había poseído una cuenta bancaria fuera de Francia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios