El Estado Islámico golpea Bagdad con dos ataques suicidas

  • Un doble atentado causa al menos 23 muertos en la capital iraquí 17.000 civiles han huido de Faluya

Al menos 23 personas, cuatro de ellas soldados, murieron ayer en dos atentados suicidas perpetrados en el sureste de Bagdad y contra un cuartel situado al norte de la capital, informó a Efe una fuente policial. En el ataque más mortífero, al menos 19 personas murieron y 62 resultaron heridas cuando un suicida al volante de un coche bomba detonó los explosivos en el barrio de Nuevo Bagdad, en el sureste de la capital iraquí.

Según la fuente, el ataque se produjo cerca de una sala de cine y causó, además, numerosos daños materiales en edificios y vehículos cercanos. La televisión Al Sumaria mostró imágenes del lugar del atentado, en las que se podía ver una gran columna de humo causada por el estallido.

En un breve comunicado difundido a través de las redes sociales, el grupo yihadista Estado Islámico (EI) asumió la autoría de este ataque e identificó al suicida como Abu Muyahid al Iraqi. La nota, cuya autenticidad no ha pudo ser confirmada, aseguró que el autor del atentado activó los explosivos junto a una agrupación de combatientes de la milicia progubernamental Multitud Popular.

Por otra parte, un atentado contra un cuartel militar en la zona de Al Tayi, 30 kilómetros al norte de Bagdad, causó la muerte de al menos cuatro soldados y heridas a otros 11, informó a Efe la misma fuente. El ataque fue perpetrado por un suicida que llevaba adosado al cuerpo un cinturón de explosivos, que detonó cerca de la entrada de las instalaciones militares.

En las últimas semanas, coincidiendo con el aumento del acoso de las fuerzas de seguridad a los yihadistas en las ciudades de Faluya y Mosul, se han registrado numerosos ataques contra zocos y cafeterías populares en varias ciudades del país, reivindicados en su mayoría por el EI.

El pasado 17 de mayo, al menos 36 personas murieron y decenas resultaron heridas en una nueva ola de atentados con la marca del EI en Bagdad, que sufrió en esas fechas la peor cadena de ataques del año.

Por otro lado, alrededor de 17.000 civiles han huido de Faluya y sus alrededores como consecuencia de los combates entre el Ejército de Iraq y el EI, según informó ayer la Media Luna Roja Iraquí. La organización humanitaria explicó que el notable aumento del número de desplazados ha corrido en paralelo a la escalada de violencia en la ciudad, sobre la que las fuerzas gubernamentales lanzaron una ofensiva el pasado 23 de mayo.

La Media Luna Roja destacó que hasta ahora ha suministrado alimentos y agua a más de 9.000 civiles desplazados y ha prestado diferentes tipos de servicios sanitarios a más 5.000 personas huidas de Faluya.

En ese sentido, en los últimos días se han enviado desde Bagdad dos caravanas de camiones con nuevas ayudas para cubrir las necesidades de los refugiados en los campamentos de Ameriya al Faluya y Al Habaniya, cercanas a Faluya. La Media Luna Roja también les presta atención médica y psicológica, así como ayuda en la evacuación de familias de la zonas en conflictos. El EI resiste una ofensiva lanzada hace dos semanas por las fuerzas gubernamentales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios