El Estado Islámico ataca de nuevo el suministro de agua a Alepo un día después de ser restaurado

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) volvió a sabotear ayer el suministro de agua a la ciudad siria de Alepo (norte), que quedó interrumpido un día después de entrar en funcionamiento tras una reparación, según fuentes oficiales.

El bombeo de agua fue cortado totalmente 20 horas después de que volviera a entrar en funcionamiento, según anunció el gobernador de la provincia de Alepo, Husein Diab, en declaraciones a la agencia oficial SANA.

El gobernador atribuyó el sabotaje al grupo yihadista, que tiene presencia en la provincia de Alepo y que actualmente se enfrenta a las fuerzas gubernamentales y a los rebeldes en diferentes frentes en la ciudad de Al Bab, su principal feudo en dicha región.

La estación de bombeo de Al Jafsa, que abastece de agua a Alepo, había entrado en funcionamiento el martes, dos días después de que los técnicos concluyesen su reparación tras los daños causados en diciembre por el EI. Debido a ese sabotaje, ocurrido pocos días después de que las fuerzas gubernamentales tomasen el control completo de Alepo, la ciudad permaneció durante un mes y medio sin agua.

Por otro lado, la oposición siria instó ayer a la ONU a investigar las denuncias del uso de armas químicas por las fuerzas del presidente sirio, Bashar al Asad, formuladas por Human Rights Watch (HRW) hace dos días.

"El Consejo de Seguridad de la ONU está más obligado que nunca a tomar medidas después de la publicación del informe de HRW", indicó la Coalición Nacional Siria en un comunicado.

Según la ONG, entre el 17 de noviembre y el 13 de diciembre de 2016, helicópteros del Ejército sirio efectuaron al menos ocho ataques con gas cloro sobre áreas residenciales bajo control opositor en Alepo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios