La Justicia argentina decide en un caso de robo de bebés por militares

  • Eugenia Sampallo, hija de desaparecidos, pide cárcel para la pareja que se la apropió

La Justicia argentina dictó ayer sentencia en un histórico juicio contra una pareja apropiadora de una hija de desaparecidos en la dictadura (1976-1983) y el militar que la arrancó de brazos de su madre, dijo una fuente judicial.

La demanda fue presentada por María Eugenia Sampallo Barragán, de 30 años, hija de un matrimonio de opositores que fue prisionero del régimen dictatorial en un centro clandestino y que aún está desaparecido. Un examen de ADN reveló en 2001 la identidad de Sampallo Barragán, que fue engañada por la pareja que se la apropió y que la anotó como propia en los registros de personas.

"Con este juicio, Eugenia busca que las cosas se llamen como son, por eso se habla de apropiadores y no de adopción", había declarado a la AFP su abogado, Tomás Ojea Quintana.

Los querellantes pidieron 25 años de cárcel para María Cristina Gómez Pinto y Osvaldo Rivas, el matrimonio apropiador, y el ex capitán del Ejército José Berthier.

Berthier fue quien se apoderó de María Eugenia después de que Mirta Mabel Barragán diera a luz en 1978 en una maternidad clandestina montada por la dictadura.

Mirta Mabel Barragán y su marido, Leonardo Rubén Sampallo, estaban en aquel momento detenidos y siguen desaparecidos, como otros 30.000 opositores, según organismos de derechos humanos.

La organización Abuelas de Plaza de Mayo ha calculado que durante la represión ilegal fueron robados unos 500 bebés, de los cuales 88 han sido restituidos a sus familias de sangre y recuperado la identidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios