La Justicia turca abre el proceso para ilegalizar el partido de Erdogan

  • El primer ministro condena el doble atentando que el domingo se cobró la vida de 17 personas en Estambul y llama a la "unidad" del país ante los terroristas

El Tribunal Constitucional (TC) de Turquía comenzó ayer a deliberar sobre el proceso de ilegalización del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) del primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, por actividades contra el laicismo.

La resolución judicial, que podría quedar sólo en sanciones económicas, puede hacerse pública en cualquier momento, aunque los analistas turcos creen que lo más probable es que tenga lugar en las dos primeras semanas de agosto.

Los magistrados dedicarán todo su tiempo a este proceso y examinarán "sin pausa" los argumentos de las partes, aunque ello signifique limitar las vacaciones judiciales, que comienzan el viernes, explicó el vicepresidente de la corte, Osman Paksüt, a los medios turcos.

El pasado 14 de marzo, el Fiscal General del Estado, Abdurrahman Yalçinkaya, solicitó al TC la ilegalización del partido gobernante bajo la acusación de que se ha convertido "en un centro de actividades antilaicas".

Además, solicitó la inhabilitación política por un periodo de cinco años de 70 dirigentes del AKP, incluidos el primer ministro y el presidente de la república, Abdulá Gul, por sus comentarios públicos que, supuestamente, supondrían una amenaza abierta contra el estricto sistema laico del país.

Entre los argumentos de la Fiscalía se encuentran las declaraciones de miembros del AKP defendiendo el uso del velo como una "elección individual" y la modificación constitucional que permitió por un corto periodo de tiempo el uso de esa prenda islámica en las universidades.

De los once jueces que forman el TC, al menos siete deberán votar a favor de la ilegalización del partido de Erdogan para que la decisión tenga efecto, aunque también podrían decidir otro tipo de sanciones, como la anulación de la financiación estatal o la inhabilitación de sólo una parte de sus afiliados.

Mientras tanto, el primer ministro condenó ayer el doble atentado que el domingo se cobró la vida de 17 personas en Estambul y llamó a la "unidad" del país ante los terroristas.

"Hemos luchado contra el terrorismo durante 30 ó 35 años. Esta batalla continuará hasta que la ganemos", afirmó Erdogan en el barrio donde tuvieron lugar las explosiones.

El primer ministro responsabilizó indirectamente al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que niega su implicación en el atentado, y rechazó preguntas sobre la posible ilegalización de su partido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios