Kiev desoye el ultimátum rebelde y prosigue con su ofensiva en el este ucraniano

  • La ex primera ministra Timoshenko propone un referéndum sobre la integridad territorial

Comentarios 1

Las autoridades ucranianas hicieron ayer oídos sordos al ultimátum insurgente y prosiguieron su ofensiva contra los bastiones prorrusos de la región de Donetsk (este), epicentro de la sublevación desde principios de abril.

El presidente interino de Ucrania, Alexandr Turchinov, aseguró que Kiev sólo suspenderá la "operación antiterrorista" en Donetsk si los rebeldes deponen las armas y liberan a los secuestrados. "Insisto: la operación antiterrorista se lleva a cabo para defender a los ciudadanos ucranianos contra aquellos que con armas en las manos combaten contra Ucrania", subrayó.

Turchinov subrayó que las autoridades "están a favor de la vía pacífica, de la cooperación, de las negociaciones y del diálogo", en alusión a la mesa redonda de unidad nacional que celebrará su segunda ronda mañana en Donetsk.

Los diputados del Partido de las Regiones (PR), el más votado en el este de Ucrania y encabezado en el pasado por el depuesto presidente Viktor Yanukovich, abandonó ayer la sesión de la Rada en protesta por la ofensiva militar contra los sublevados.

El jefe del PR, Nikolai Levchenko, consideró imposible compaginar las negociaciones de paz con los insurgentes con la operación en el este de Ucrania, y demandó la desarticulación de la Guardia Nacional. Levchenko criticó el hecho de que las autoridades prosiguieran su ofensiva militar después de celebrar el miércoles la mesa redonda de unidad nacional en Kiev y proponer una segunda ronda mañana.

Turchinov declaró ayer que las tropas gubernamentales realizaron varias incursiones militares exitosas junto a las ciudades de Slaviansk y Kramatorsk, irreductibles baluartes de los rebeldes.

Además, explicó a los diputados que las tropas ucranianas también "destruyeron un campamento militar camuflado de los terroristas".

Estas informaciones fueron refutadas por los rebeldes, que cifraron en once las bajas en las filas gubernamentales, además de 24 heridos, frente a un miliciano muerto, durante los combates librados durante la madrugada.

Las milicias prorrusas dieron de plazo hasta las 21:00, hora local, de ayer a las tropas ucranianas para que se retirasen de las regiones de Donetsk y Lugansk, que proclamaron el lunes su independencia.

Por su parte, la ex primera ministra ucraniana Yulia Timoshenko propuso ayer convocar un referéndum sobre la integridad territorial del país y su ingreso en la UE y la OTAN, coincidiendo con las presidenciales del día 25.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios