Londres admite que no ha evaluado el impacto económico del 'Brexit'

  • El Gobierno británico ha elaborado un "análisis por sectores" pero no un "pronóstico"

El Gobierno británico no ha realizado una evaluación formal sobre el impacto que la salida del Reino Unido de la UE tendrá en la economía del país, admitió ayer el ministro para el Brexit, David Davis.

En una comparecencia ante el comité del Brexit de la Cámara de los Comunes, Davis dijo que "no hay una evaluación sistemática del impacto", aunque el Gobierno ha elaborado "análisis por sectores", pero no un "pronóstico" sobre lo que pueda ocurrir una vez que el Reino Unido se retire del bloque europeo en marzo de 2019.

Dublín ofrecerá concesiones a la 'premier' sobre la frontera norirlandesa

El presidente de ese comité, el laborista Hilary Benn, le preguntó si el Gobierno ordenó una evaluación profunda sobre el impacto del Brexit en los distintos sectores de la economía, como el del motor, el aeroespacial y el financiero.

"Creo que la respuesta será no en todos ellos", contestó el ministro del Brexit, responsable de negociar con Bruselas los términos de la desconexión británica de la UE. Davis agregó que se harán estudios una vez que el Reino Unido pase a la segunda fase de las negociaciones con Bruselas, que se centrarán en la relación comercial entre este país y la UE.

En concreto, el ministro explicó que los estudios se centrarán en aspectos como un eventual acuerdo comercial con la UE o si el país se regirá por la Organización Internacional del Comercio.

El Gobierno trabaja para salvar el acuerdo del Brexit y poder pasar a la segunda fase. La primera ministra británica, Theresa May, estuvo a punto de firmar un acuerdo con Bruselas el lunes, pero fue vetado por sus aliados del Partido Democrático Unionista (DUP) al objetar ciertos términos relacionados con la frontera irlandesa.

May necesita el apoyo de los diez diputados del DUP para gobernar tras perder la mayoría en las elecciones de junio.

La primera fase de las negociaciones se centra en la situación legal de los ciudadanos comunitarios que viven en el Reino Unido y de los británicos que residen en la UE, en la factura que Londres deberá pagar y la situación de la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda.

Por su parte, el Gobierno irlandés está dispuesto a hacer concesiones respecto a su posición sobre la frontera norirlandesa para ayudar a May, informó ayer el diario Irish Independent.

Según este medio, el primer ministro irlandés, el democristiano Leo Varadkar, podría aceptar la inclusión de unas palabras que "clarifiquen" el estatus que tendrá Irlanda del Norte cuando el Reino Unido abandone la UE.

Varadkar insiste en que el significado y objetivo de ese documento no deben cambiar "un ápice", pero aceptaría "clarificarlo" para que Londres convenza al DUP de que la "alineación reguladora" de Irlanda del Norte no "minará la integridad del Reino Unido", explicó el diario, que cita a fuentes cercanas a la negociación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios