Margallo no pedirá disculpas a Venezuela porque cree que es un "malentendido"

  • El ministro de Exteriores asegura sobre la reacción de Maduro a sus palabras que "llamar al diálogo no debe ser motivo de represalias".

Comentarios 2

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha afirmado que no pedirá disculpas por sus declaraciones sobre las elecciones presidenciales venezolanas ya que cree que sus palabras fueron "medidas" y que se trata de un "malentendido" que será aclarado. Margallo, que ha subrayado que "llamar al diálogo no debe ser motivo de represalias", ha hecho estas declaraciones tras la decisión del Gobierno venezolano de llamar a consultas a su embajador en Madrid para analizar esas palabras.

El ministro se ha mostrado "sorprendido" por la reacción de Venezuela ya que, ha recordado, lo primero que dijo es que "tomaba nota" de que el Consejo Nacional Electoral había declarado vencedor de las elecciones a Nicolás Maduro y también que Henrique Capriles había pedido el recuento de votos. También señaló, ha explicado, que la solicitud debía tramitarse y resolverse de acuerdo a la legislación venezolana y que en el supuesto de que hubiese un recuento de votos -al igual que dijo la UE- "debía resolverse con rapidez".

Ha señalado que ese Consejo ha dictaminado que no habrá recuento de votos y que por tanto Maduro es presidente de acuerdo al ordenamiento constitucional y ha reiterado su llamamiento al "diálogo, al consenso y al acuerdo para que el pueblo venezolano pueda afrontar los desafíos de una etapa que es distinta a la anterior". "Mis palabras son muy medidas y coinciden con lo dicho por la Unión Europea, la OEA, Estados Unidos", ha manifestado, antes de asegurar que "no hay nada que rectificar". Por ello ha considerado que la reacción se debe a una "mala interpretación" de sus palabras.

"Lo que creo es que ha habido un malentendido", ha insistido el ministro, quien ha apuntado que ha hablado con el embajador de Venezuela y que se le ha facilitado una "cinta completa en televisión" que recoge todo su discurso. Margallo se ha mostrado seguro de que "no hay motivo para tomar esas represalias" ya que "llamar al diálogo, a la negociación y al acuerdo no debe ser motivo" para ello. "Seguro que se trata de un malentendido que será aclarado", ha destacado, y ha explicado que el embajador español está citado en Caracas para aclarar lo ocurrido. Preguntado si España enviará a alguien a la toma de posesión de Maduro, Margallo ha dicho que se celebrará el viernes y que hasta el momento no se ha recibido ninguna invitación. "Pero España estará presente, lo que no sé es a qué nivel", ha añadido.

La decisión de Venezuela de llamar a consultas a su embajador en Madrid para analizar las declaraciones de Margallo sobre las elecciones fue recibida con sorpresa en medios diplomáticos, que creen que deben ser las autoridades de Caracas quienes expliquen el paso que han dado. Según el canciller venezolano, Elías Jaua, el ministro español "desconoce implícitamente los resultados firmes y claros" del poder electoral venezolano.

García-Margallo dijo el lunes que tomaba "nota" de la victoria del candidato chavista, Nicolás Maduro, abogó por un recuento electoral rápido para acabar con la situación de "interinidad" apostando por el diálogo y señaló, que "cualquiera que sea el vencedor", España espera mantener unas buenas relaciones bilaterales. En esa misma línea se han manifestado otros gobiernos europeos y la propia Unión Europea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios